Luego de un verano que pareció dar respiro, se vuelven a incrementar de manera notable los casos de coronavirus en la región. Brinkmann y Morteros, las dos poblaciones de mayor número de habitantes en el arco sur del mar de Ansenuza, están en alerta sanitaria y dispusieron restricciones de circulación nocturna para tratar de frenar la ola de contagios que es alarmante.

El Brinkmann, luego de conocerse el reporte del día miércoles 31 de marzo con 98 casos positivos, 183 activos y 295 aislados, en conferencia de prensa, el intendente Gustavo Tevez anunció que hasta el domingo 11 de abril rige una restricción de circulación nocturna entre las 00:00 y las 07:00, en el marco de una serie de acciones tomadas luego de una reunión de emergencia de su gabinete con personal de las fuerzas sanitarias y de seguridad.

Se trata de un récord de contagios detectados en una sola jornada luego de testeos masivos a unas 300 personas que se presentaron de manera voluntaria, números que superan ampliamente los datos del año 2020.

“El año pasado en pleno pico de la pandemia tuvimos un pico de 27 casos, que fue el número más alto; en esta oportunidad tenemos 98 casos por lo cual nos abre algunas luces de alerta”, dijo el intendente Tevez.

Reunión del Comité de Crisis en BrinkmannPrensa municipal

Durante la jornada de este jueves 1 de abril, Morteros se sumó a la determinación de disponer de medidas que promuevan la reducción de circulación de personas en horarios nocturnos. Así el intendente José Bria anunció el decreto que dispone una restricción nocturna entre la 1 y las 6 desde hoy hasta el 11 de abril.

“Siete días atrás, el 24 de marzo teníamos 31 casos positivos activos y 230 aislados y el 31 desde marzo pasamos a 148 positivos y 671 aislados”, informó el mandatario al justificar la medida. Cabe destacar que se sigue de cerca la evolución de la situación sanitaria por lo que no se descartan medidas complementarias para contener el avance de la enfermedad.