Inspiración sobre ruedas: conocé a Alicia, la jubilada “rionegrina” que viaja en moto por el país y motiva a otras mujeres

En una entrevista con Vía País, la mujer, que adoptó a Bariloche como su hogar, contó que se jubiló a los 60 años y empezó a viajar en moto por la zona. Ahora, recorre el país y llegó a hacer casi 11.000 kilómetros en 43 días.

Alicia Burnowicz, la motoquera que viaja por el país e inspira a otras mujeres.
Alicia Burnowicz, la motoquera que viaja por el país e inspira a otras mujeres. Foto: Alicia Burnowicz

Siempre que uno ve pasar a un grupo de motoqueros, por lo general, se imagina que son todos hombres. Sin embargo, hoy en día son muchas las mujeres que rompieron con los estereotipos y se animaron a seguir sus sueños, como es el caso de Alicia, una jubilada de 63 años que vive en Bariloche y descubrió su pasión de viajar en dos ruedas por el país.

Alicia Burnowicz nació en Tigre, Buenos Aires, estudió Óptica y Contactología en la UBA y ejerció hasta que nacieron sus hijos. En una entrevista con Vía País, la mujer contó que cuando llegaron sus niños se mudó a Bariloche y allí se dedicó a montar una fábrica de artesanías.

La oriunda de Buenos Aires siempre hacía caminatas de montaña con un grupo de excursiones, pero sus rodillas le impidieron continuar. Un día hizo un viaje que le cambió la vida: en 2008 estaba de paseo cuando probó una Scooter. “Me gustó tanto andar en esa motito que dije: ‘vuelvo a Bariloche y me compro una’”, relató. Además, “descubrí en la moto, una hermandad parecida a la de la montaña”.

Alicia Burnowicz, la jubilada de 63 años que viaja en moto por el país.
Alicia Burnowicz, la jubilada de 63 años que viaja en moto por el país. Foto: Alicia Burnowicz

Así fue que la mujer accedió a una Honda 125 que la tuvo durante dos años, hasta que empezó a fallar la batería y la cambió. De todas formas, en ese momento no necesitaba un vehículo más equipado porque siempre andaba por la zona: “No me iba lejos”, expresó.

La emoción del primer viaje en moto y el amor por las ruedas

En el año 2019, Burnowicz cumplió 60 años y se jubiló. “Entonces, me fui a El Bolsón. Son 120 kilómetros, hoy me causa gracia porque es muy poquito, pero para mí era como que me iba a la luna”, aseguró.

Esa aventura fue muy importante para la mujer: “Toda la emoción del primer viaje, fui sola y la sensación de estar en la ruta, de parar y sacar fotos, que te pregunten otros motoqueros que pasaban si todo estaba bien, era relinda”, enunció y agregó: “Me copó el ambiente, entonces me di cuenta de que necesitaba una moto más grande. Por eso, vendí la que tenía y me compre una Honda 250″.

Alicia Burnowicz equipada para viajar en moto.
Alicia Burnowicz equipada para viajar en moto. Foto: Alicia Burnowicz

La motoquera afirmó que cuando era chica le gustaba toda actividad que le genere adrenalina. “Además, somos dos hermanos y mi papá me crió como si fuese el varón. Yo prefería ayudarlo a limpiar el carburador del Fiat 600 antes que jugar con las muñecas. Me parecía mucho más divertido”, sostuvo. Según Alicia, las ruedas y los fierros son parte de su vida: “Me encanta. Además, me casé con un mecánico, que es el padre de mis hijos”, reveló.

Después de un tiempo, la mujer comenzó a hacer viajes más largos. “Me hice amigos, casi todos hombres, que tenían motos más grandes. Yo era cola de barrilete para viajar con ellos. Finalmente, compré una Kawasaki Versys 650 y llegué a la BMW F-700 GS. Con esta ya está, es la moto que quiero, ya no más”, manifestó.

Entre los destinos visitados por la jubilada se encuentran Puerto Madryn, Comodoro Rivadavia, El Calafate, Santiago del Estero, y la distancia más larga fue a La Quiaca, a donde llegó junto a tres motoqueros. “Fue en 2020, había lugar para dormir en cualquier lado, los precios eran superaccesibles. No teníamos rumbo, entonces íbamos viendo en el camino. Así, hicimos casi 11.000 kilómetros en 43 días”, recordó.

Alicia Burnowicz
Alicia Burnowicz Foto: Alicia Burnowicz

Sobre los destinos pendientes, Alicia expresó que le falta ir a la parte de las Cataratas. “Del sur lo que no me llama la atención aún es ir a Ushuaia por obvias razones, para el frío ya tengo Bariloche. Me dan ganas de buscar más el calor y lugares muy diferentes. Me interesan conocer los pueblos que están más alejados, las ciudades grandes no, pero es imposible recorrer todo”, dijo.

El mensaje de motivación para las mujeres

Alicia contó que hay muy pocas mujeres que viajan en moto como ella y la principal razón es el miedo. “Muchas me escriben para decirme que no se animan. En primer lugar, yo quiero demostrarles a las mujeres de mi edad que el miedo nos paraliza”, señaló la motoquera, pero invitó a sacudirse y seguir en busca de eso que queremos.

Alicia Burnowicz
Alicia Burnowicz Foto: Alicia Burnowicz

“La edad no importa, podemos ser libres, felices y seguir cumpliendo sueños después de los 60 años. Según los mensajes que recibo, soy una inspiración y eso más de una vez me emociona muchísimo. Me hacen llorar porque les pasa algo, y eso que las moviliza por dentro es la inspiración de decir ’si ella puede, por qué yo no’”, concluyó Burnowicz.

¡Queremos contar tu historia! Nos interesa lo que tenés para contarnos, escribinos a historias@viapais.com.ar y un periodista de nuestra redacción se va a comunicar con vos.

Temas Relacionados