Día del Canillita: conocé la historia de Alicia Ghisla, la mujer que recorre las calles de Bariloche hace 40 años

Alicia, la canillita de Bariloche, contó que actualmente más de la mitad de los trabajadores del oficio perdieron su trabajo.
Alicia, la canillita de Bariloche, contó que actualmente más de la mitad de los trabajadores del oficio perdieron su trabajo. Foto: Archivos

Alicia comenzó a vender diarios cuando tenía 15 años y en una época llegó a vender 200 ejemplares, pero con el avance de la tecnología el oficio se vio afectado.

El 7 de noviembre se celebra el día del canillita, por eso hoy más que nunca se destaca la historia de Alicia Ghisla, la mujer que hace 40 años se dedica a vender diarios en distintos puntos de Bariloche. Cuando no existía el mundo digital, llegó a vender 200 diarios por día.

Los comienzos de Alicia como canillita en Bariloche

Alicia tenía tan solo 15 años cuando comenzó a vencer diarios, una época muy lejana en la que la gente esperaba todos los días que llegara la información en papel. Hoy en día con el avance de la tecnología, la sociedad se adaptó a lo digital, pero todavía hay muchos que siguen comprando el diario.

“Yo me recorría todo el centro, los barrios altos y de ahí me iba a Dina Huapi, después volvía a las costas de los lagos, me encantaba”, contó la canillita a Noticiero Seis. En la actualidad Alicia “rezonga” sobre el presente del oficio, pero prefiere tomarlo con humor.

“Hoy nos cuesta mucho vender, yo ya no estoy saliendo. Estoy vendiendo entre 8 y 10 diarios, ya no vale ni la pena salir. Salgo los domingos porque no se vende nada. Los clientes que tenía ya no están más, se fueron”, expresó.

En este contexto, la mujer recordó aquellos tiempos en los que todo el mundo esperaba a que saliera el diario. “Anoche por el partido de Boca y Racing me acordaba de Lopecito, yo tenía 5 años y estaba internada en el Hogar Gutiérrez y Lopecito andaba con un bolso lleno de diarios, yo me colgaba de la reja y lo veía vender diarios. Él fue el primero”, recordó.

Alicia, la querida canillita de Bariloche que vive en una casa sin conexión eléctrica ni baño y usa el calor del horno a gas para enfrentar el frío.
Alicia, la querida canillita de Bariloche que vive en una casa sin conexión eléctrica ni baño y usa el calor del horno a gas para enfrentar el frío. Foto: Facundo Pardo

Al ser consultada sobre la venta de diario en papel hace un tiempo atrás, la canillita explicó que en “la época buena” vendía entre 150 y 200 diarios por día. “Me daban y me daban y yo vendía, estuve parada ahí en el Capraro 30 años y vendía”, comentó.

En la actualidad, quedan muy pocos canillitas en la ciudad de la Patagonia. “Hoy somos 6 de los 50 que éramos. Ya no se vende el diario, la gente te queda mirando”, declaró. “Ser canillita me dejó muchas cosas: buenas, malas, tristezas, alegrías, se fueron mucho compañeros y los extraño mucho”, concluyó.

Por qué se celebra el Día del Canillita el 7 de noviembre

Cada 7 de noviembre se festeja el Día del Canillita en Argentina en conmemoración a Florencio Sánchez, un autor y dramaturgo que creó la obra “Canillita”, que cuenta la historia de un niño que trabajaba vendiendo diarios y revistas en la calle.

La palabra canillita proviene del latín canella, que significa caña. En cambio, en lunfardo canillita es el hueso largo de la pierna. En este contexto, el autor de la obra observó a un niño con piernas flacas y decidió ponerle este nombre.

La fecha fue establecida por el fallecimiento de Sánchez durante el gobierno de Juan Domingo Perón. Después, en enero de 1968 los propietarios del diario La República de la ciudad de Buenos Aires comenzaron a implementar la venta de periódicos a través de jóvenes que se paraban en las esquinas más estratégicas.