Llega fin de año, y con él, el estrés de muchas personas de todo lo que se vivió en estos 365 días del 2020. Así parece haberle sucedido a un vecino de Viedma que en la noche del jueves generó un amplio movimiento policial en la ciudad, para luego, retractarse de su denuncia.

A las 21 de ayer, un hombre llamó desesperado a la policía local para denunciar el robo de su vehículo, una camioneta que habría sido sustraída entre las calles Zatti y Colón, frente a una conocida pollería. Ante esto, se generó un operativo policial.

No obstante, en el medio de la investigación y del trabajo de los uniformados, el vecino volvió a llamar a los 15 minutos, para notificar que acordó que había ido al lugar con otro vehículo y por consiguiente se desactivó la alarma.

Una vez caducado el operativo, se entiende que el desesperado llamado del hombre resultó ser una confusión proveniente a que desde hace un tiempo avanzaron los robos de vehículos estacionados con las llaves puestas y después se los encuentran desmantelados.