Conocé al futbolista más longevo del mundo: tiene 74 años y juega en el torneo Don Pedro de Cipolletti

Juan Antonino tiene 74 años y es el jugador con más años en el mundo del fútbol.
Juan Antonino tiene 74 años y es el jugador con más años en el mundo del fútbol. Foto: Anahí Cardena

Juan Antonino entrena todas las semanas para presentarse a los partidos de los días sábados con su equipo “La Cantera”. Además, por la noche sale a bailar con su esposa y al otro día se levanta temprano para salir a andar en bicileta. ¡Leé la nota y conocé su historia!

Juan Antonino es el futbolista más longevo del mundo y vive en Cipolletti. Con casi 75 años de edad, el hombre sigue en actividad deportiva y cada fin de semana se presenta en el torneo para mayores de 55 años.

¿Quién es Juan Antonino?

La historia de “Lana” Antonino emociona a toda la sociedad. Actualmente, el futbolista se prepara cada sábado para jugar junto a su equipo “La Cantera” en el Torneo Don Pedro, el evento para mayores de 55 años.

Aunque muchos crean que se trata de una manera de entretenerse, el hombre aseguró que la competencia es tomada muy en serio y cada partido es muy duro. En diálogo con LMNeuquén, Lana dijo que es de “pegar bastante”.

Antonino puede jugar en varias posiciones en el campo de juego: central, lateral y si es necesario puede tomar poder del arco. “La edad es sólo un número y para jugar al fútbol no existe la edad”, declaró el futbolista.

Con casi 75 años, Antonino sigue participando de torneos futbolísticos.
Con casi 75 años, Antonino sigue participando de torneos futbolísticos. Foto: Anahí Cardena

El día sábado no parece ser suficiente para hacer actividad física, ya que el jugador de fútbol se levanta temprano todos los domingos para salir a andar en bicicleta. Se pone una calza, la remera de neoprene, el casco, los guantes y arranca su recorrido que, por lo general, no baja de los 70 kilómetros.

Fue durante la pandemia que los amigos de Juan comenzaron a andar en bicicleta. Aunque al principio el futbolista se resistía a sumarse a la actividad, hoy en día no falta al recorrido ningún domingo.

Ahora, el hombre de 74 años se prepara para la carrera de los Siete Lagos, la cual ya compitió en la edición pasada y terminó séptimo. Según la aplicación que tiene descargada en su teléfono, hasta ahora lleva recorrido 4.550 kilómetros, 248 horas arriba de la bici, 127 entrenamientos, y su récord en un solo día es de 110 kilómetros en cinco horas.

Además de jugar al fútbol, Antonino sale a bailar con su esposa

Después de cada partido, “Lana” regresa a casa, toma un litro de leche y se recuesta una hora en el sillón del living. Muchos pensarán que después de tanta actividad física, el abuelito de tres nietos duerme hasta el otro día, pero no es así.

Antonino elige su mejor outfit para salir a disfrutar de la noche con su esposa. La pareja deja sus mejores pasos en la pista del boliche e incluso confesaron que pueden regresar después de las 3 a.m., sin importar que al otro día Antonino tenga que salir a andar en bici.

Los cuidados que tiene el futbolista para mantenerse en forma a los 74 años

Claramente para llegar a esta edad hay que tener ciertos cuidados toda la vida, por eso el deportista contó que no toma alcohol, no consume sal ni azúcar. “Pero me invitas a un asado y lo considero mi permitido”, manifestó él. Además, todos los días consume dos litros de agua por día y dos manzanas.

Juan es productor de manzana, pera y ciruela y está seguro que va a trabajar hasta el día que se muera. El hombre empieza bien temprano desde Cipolletti hasta su campo en Plottier. Allí puede pasar toda la mañana arriba del tractor.

Yo voy a hacer lo que me gusta hasta que Diosito diga basta, pero estoy seguro que mi nuera desde el cielo me va a dar fuerza y salud para poder atender a mis nietos, que nos necesitan mucho”, dijo el abuelo con mucha emoción.

Antonino se prepara para jugar todos los sábados por el torneo Don Pedro.
Antonino se prepara para jugar todos los sábados por el torneo Don Pedro. Foto: Anahí Cardena

Cuando el productor tenía 50 años hacía la misma rutina que hace hoy en día. Más allá de tener las rodillas operadas, tuvo la suerte de no haber sufrido otras lesiones graves. “Mi señora tiene mucho que ver en todo esto. Ella me anima y nunca me puso un palo en la rueda”, reveló el hombre.

María del Carmen es la mujer de Antonino desde hace muchos años. Aunque siempre lo apoyó en todo lo que él quiso hacer, “a veces se preocupa y me dice que no puedo hacer tanto ejercicio, o tirarme de la caja de la camioneta. Yo salto, me trepo, no tengo drama”, expresó.

Los principios de Antonino como futbolista y su encuentro con Lionel Messi

Antonino confesó que nunca quiso dedicarse al fútbol. La realidad es que su padre sufrió diabetes, colesterol y un sedentarismo nocivo, por lo que falleció a los 57 años. “Copié de él las muchas cosas que hizo bien y sus valores, pero intenté no repetir hábitos que no son saludables. Desde ahí siempre full deporte”, aseguró.

Por eso, siempre tomó el fútbol “como una actividad secundaria, para hacer ejercicio”. En la década del ‘60 y ‘70 el esposo de María del Carmen llegó a jugar en la Liga Confluencia y pasó más de medio siglo, pero él sigue corriendo detrás de la pelota. Desde el año 1998 participa del torneo Don Pedro con su esquipo “La Cantera”.

En la década del ‘90, Antonino refundó el Club Atlético Confluencia de Cipolletti, en el que su padre había sido uno de los creadores. Esta institución había quedado en el olvido y sus instalaciones se usaban para actividades de doma.

Así fue que el futbolista de Cipolletti decidió hacerse cargo del club: contrató un abogado para los temas legales, hizo la cancha, sus hijos lo ayudaron a plantar árboles, y de a poco volvieron a poner en funcionamiento el centro, que hoy tiene socios, personería jurídica, un campo de juego alambrado, salón de fiestas, papeles al día, y a él de vicepresidente.

De esta manera, Antonino obtuvo entradas para el Mundial de Alemania 2006. Él viajó cinco veces a Buenos Aires para comprar los tickets en los partidos que jugaba Argentina, pero en la AFA nunca conseguía.

En el anteúltimo intento, tuvo la genial idea de mandar una encomienda con 10 cajas de manzanas. Todo salió como él quería: cuando llegó al hall principal del edificio de la Asociación del Fútbol Argentino, le dijeron que Grondona lo esperaba en su despacho.

Así que usted es el de las manzanas”, dijo el ex dirigente de fútbol. En agradecimiento por el gesto, el ex presidente de la AFA le regaló entradas para todos los partidos.

Además de conocer a Julio Grondona, Antonino conoció a “La Pulga”. Fue en Barcelona cuando el hombre de Cipolletti estaba recorriendo el Camp Nou y, desde la tribuna vacía, vio que Messi entró al campo de juego y le gritó: “soy argentino, quiero una foto”.

El astro argentino se acercó a saludarlo con la mano, se metió en la tribuna y se sacó la tan deseada foto. En la breve conversación que tuvieron los futbolistas, el 10 de la Selección Argentina le preguntó a Juan en dónde quedaba Cipolletti. “En el sur, cerca de Bariloche”, respondió él.

Juan Antonino y su mujer junto a Lionel Messi en Barcelona.
Juan Antonino y su mujer junto a Lionel Messi en Barcelona. Foto: LMNeuquén

Por último, el hombre de Cipolletti aseguró que fue futbolista toda su vida y lo va a seguir siendo hasta el día que no esté más en este mundo. “Por eso me cuesta mucho pensar en el retiro”, concluyó Antonino.