Reclaman asistencia por la complicada situación que atraviesan por la pandemia de coronavirus.


Trabajadores de la construcción de Río Negro se movilizaron en la ciudad de Viedma para reclamar asistencia por la complicada situación que atraviesan por la pandemia de coronavirus y dijeron que solo el 30 por ciento de los operarios del sector tiene empleo en la zona.

Los obreros de la UOCRA local “no tienen el mismo respaldo estructural que otros trabajadores para sobrevivir en esta pandemia”, dijo el secretario general del sindicato, Damián Miller.

UOCRA Río Negro (web).

Los obreros se movilizaron el pasado lunes 6 de junio en Viedma para expresar sus reclamos y pidieron una reunión en “una mesa tripartita, con la cámara empresarial y los distintos organismos del Estado para tratar ideas o proyectos a corto, mediano y largo plazo”, precisó Miller.

El dirigente explicó a Télam que “la situación se complicó y hay que trazar lineamientos para pasar la pandemia y ver el futuro de los trabajadores, ya que hay obras que están en etapas de finalización y las empresas comenzaron con el despido de trabajadores y no hay emprendimientos nuevos para darles continuidad laboral”.

El secretario de la UOCRA rionegrina remarcó que “hay obreros que no están recibiendo un centavo, sobreviven con changas diarias y por las previsibilidades que manifestó el Gobierno no va a haber obras hasta el año que viene, así que necesitamos ponernos a pensar cómo vamos a ir generando empleo”.

“No tenemos garantizado el salario ni las condiciones laborales como los sectores estatales”, precisó, Miller, y pidió que haya otras garantías económicas.

Según el dirigente, “los trabajadores se sienten denigrados y sienten que no son escuchados, por eso salieron a la calle a reclamar”. En Río Negro los sectores más afectados son Bariloche y el Alto Valle con obras privadas paralizadas y “eso representa casi el 50% de los trabajadores que estaban activos”, apuntó.

Precisó que “en la provincia hay alrededor de 20.000 trabajadores de la construcción de los cuales sólo unos 5.000 tienen empleo registrado con una empresa constructora en obra pública o privada y el resto vive de alguna changa o algún subsidio del Estado”.




Comentarios