Luisana Lopilato, mamá de tres niños y casada con el artista canadiense Michael Bublé, dejó al descubierto su lado más sensual con una sesión de fotos en la bañera, que provocó todo tipo de comentarios entre sus 5,4 millones de seguidores de Instagram.

Luisana Lopilato y una sensual sesión de fotos en la bañera.Instagram @luisanalopilato

Baño de burbujas”, tituló el carrete, y seleccionó tres fotos para pedirles a sus seguidores que eligiera su favorita. En todas aparece sumergida en agua espumosa, con el pelo recogido en un rodete, y dejando ver provocadoramente algunas partes de su cuerpo.

Luisana Lopilato y una sensual sesión de fotos en la bañera.Instagram @luisanalopilato

Y como para sumar la dosis de humor que siempre la caracteriza, y que le ha dado vida a uno de sus roles más emblemáticos, como Paola Argento en “Casados con hijos”, sumó una mascarilla facial.

Luisana Lopilato y una sensual sesión de fotos en la bañera.Instagram @luisanalopilato

Y con el mismo humor reaccionó su marido, que le dejó un comentario que tal vez pasó desapercibido entre los miles que recibió: “Que muestre, que muestre”, pidió Bublé.

Una cuarentena escandalosa

En plena cuarentena por coronavirus, en 2020, Luisana y Michael comenzaron a hacer una serie de vivos de Instagram en los que compartían actividades como ejercicio, o cocinar. Pero algunas actitudes del cantantes generaron preocupación entre los seguidores de la actriz argentina.

Para muchos de quienes veían esos videos, Michael mostraba momentos de maltrato hacia su esposa, en pequeños gestos o ademanes. Y no tardaron en llenar las publicaciones de Luisana con comentarios al respecto, sugiriéndole que podía estar siendo víctima de violencia de género y diciéndole que buscara ayuda.

“Creo que sentí en ese momento la necesidad de decir ‘chicos, paren, porque esto es un tema que no es para salir a opinar, opinar es gratis de atrás de la compu’. Es difícil, hay mujeres que no la pasan bien y mueren. Entonces, meterse en la relación de una pareja, que no saben cómo es, el funcionamiento del día a día...”, reflexionó Luisana tiempo después.

Y añadió: “En su momento me dolió porque sentí que no me lo merecía, ni yo ni mi marido, y después salí a hablar. Tuve la posibilidad en Intrusos y salí a hablar y decir ‘no, nosotros como familia no nos merecemos esto’”.