Versalle acusó a Gabriel Caro, productor ejecutivo de Zaramay, por estafa e incluso denunció que terminó con la nariz rota en Uruguay por culpa de su exrepresentante. Si bien el conflicto data de hace un año, recién ahora se conocen los pormenores del conflicto. Coqee Montana tuvo un problema similar con la misma persona.

//Mirá también: Cacha estrenó su nuevo tema “Gané mi lugar”

En una entrevista con Vía Urbano, Versalle explicó que llegó a Gabriel Caro en 2019 (en ese momento en Artillery Music Argentina) por intermedio de Coqee Montana. En un principio, comenzaron una buena relación que terminó con un acuerdo -de palabra- de representación.

Gabriel Caro, acusado por estafa.Paparazzi | Gabriel Caro

Luego, si bien el artista venezolano no veía avances en su carrera musical, continuó apostando a su representante hasta que llegó un primer contrato con “Faro Latino”, que fue la punta del iceberg.

//Mirá también: C. Tangana en Caja Negra: “La música española se ha creído por encima”

“En ese contrato, se establecía que yo iba a hacer colaboraciones con artistas internacionales como Myke Towers y Arcángel. Firmamos los dos, yo en calidad de artista y Gabriel (Caro) de representante. Después, esas colaboraciones nunca llegaron y encima, por la inversión realizada, me dejó una deuda de 2.000 dólares; él desapareció y no se hizo cargo de nada”, contó Versalle.

Versalle en Vorterix.Versalle

Y agregó: “Le mintió a esa gente y a mi diciendo que, a cambio de tanto dinero mensual, él lograba que yo grabara con esos artistas. Esa deuda la tuve que pagar con mi laburo y él se fue con ese dinero”.

A partir de ese episodio, se dio un fuerte cortocircuito que concluyó con el fin de la relación artística y laboral en abril de 2020. Pero eso no fue todo.

Casi muerto en Uruguay

Ya sin Gabriel Caro como representante, Versalle optó por hacer inversiones -relacionadas a la música- en Uruguay por recomendación de Coqee. El inversionista en cuestión también tenía relación con Gabriel Caro, quien se enteró de los movimientos del venezolano y le manifestó que el artista quería estafarlo.

Versalle con Coqee Montana.Versalle con Coqee Montana.

Por tal motivo, ese inversionista, junto a sus agentes de seguridad, decide reunirse con Versalle, quien terminó con la nariz rota por las agresiones sufridas. Es que Caro iba a Uruguay para conseguir inversiones, poner esa plata en los artistas, apostar a su crecimiento y obtener rédito por ello.

“El Coqee tenía un inversionista en Punta del Este que era el que le bajaba la guita a él para sus proyectos, así que decide irse para Uruguay y me dice a mí que lo acompañe. Gabriel se entera de la movida y se da cuenta de que se le iba la gallina de los huevos de oro, y nos amenaza con armarnos una cama con la policía”, explicó el artista venezolano.

Versalle durante un show en Vorterix.Versalle

Y continuó: “Coqee se pelea con el inversionista y se va a Montevideo; a mí me deja tirado allá con el inversionista, quien comienza a meterle dinero a mi proyecto. Gabriel se da cuenta de la movida y llama al inversionista diciendo que yo estaba revelando información de lo que pasaba en Uruguay, ya que este inversionista era un loco que estaba lavando guita”.

Lo cierto es que, según Versalle, los empleados de seguridad del inversionista comienzan a interrogarlo y uno de ellos le rompe la nariz.

“Luego fui a la Argentina y tuve q juntar 100 lucas para poderme operar en una clínica privada en Caballito, porque no respiraba bien Sigo con las secuelas de la operación todavía”, relató.

Conflicto con Coqee Montana

La relación entre Coqee Montana y Gabriel Caro fue por el mismo camino. Incluso, al artista argentino de trap lo acusaron de robar 100.000 dólares, versión que Versalle desminitió.

Supuestamente Coqee le habia sacado a ellos esa plata pero es mentira. Esa plata la invirtieron en su proyecto, pero ni siquiera fue Gabriel sino que fue el inversionista americano. Gabriel es un mentiroso compulsivo”, aclaró Versalle.

Versalle con Coqee Montana.Versalle con Coqee Montana.

El año pasado, Coqee Montana se refirió a lo sucedido con Artillery Music Argentina y expresó: “Yo a ustedes no les robé nada, se quedaron con mi estudio, con mi auto y les hice ganar plata, entonces un poquito de respeto, dejen de hablar giladas, es todo un invento.