A la hora de aspirar a una carrera artística profesional, no sólo importa saber cantar o tener magia frente al micrófono. Hay otras patas que son igual de importantes para encaminar el éxito: distribución digital, asesoramiento impositivo y editorial.

//Mirá también: Sony anunció que lanza su nuevo álbum a fin de año

En una charla con Vía Urbano, Guillermo Alfaro cuenta cómo trabajan esos aspectos desde el sello Dreams Music y explica los pormenores que los artistas deben tener en cuenta.

Con respecto a la distribución, el fin es que la música de cada artista llegue al máximo de personas posible, a través de las principales plataformas de streaming. “La mayoría conoce lo que es YouTube, pero después están las tiendas digitales. Están Spotify y Deezer, pero tenés un montón de internacionales, te permiten un extra”, dice Alfaro.

Guillermo Alfaro, de Dreams Music.Instagram | Guillermo Alfaro

Y agrega: “Hay que pasar la canción, la portada y los créditos necesarios a la empresa pertinente. Te dan dos semanas y se distribuye. Ya con escuchar y entrando a la playlist se gana un poco más que en YouTube en la Argentina, pero depende de cada país”.

//Mirá también: Malta, uno de los hombres detrás de los videoclip de trap

Al ser consultado sobre la cuestión impositiva, cuenta que cada artista tiene a su disposición la e asistencia de un estudio jurídico (en su caso LR). Se basa en inscripciones como monotributistas, responsables inscriptos o cualquier otro tipo de alta, sin contar el asesoramiento legal ante cualquier problema de derechos u otra índole.

Por último, se encuentra la pata editorial, que es la menos conocida y no por eso menos importante en la industria de la música.

“Cuando comprás un auto, pagás un gestor para que inicie los trámites o lo hacés vos. En el tema de la música, hay agentes editoriales como Sony Music Publishing o Universal Music Publishing Argentina que hacen el registro en Sadaic y te cobran un porcentaje de regalías, es decir, no te cobran un peso. Pero Sadaic por canción lo que cobra es un montón, pero una vez que entregas todo ellos hacen todo, es ganancia en tiempo”, explica.

Guillermo Alfaro, de Dreams Music.Instragram | Guillermo Alfaro

“Si tu canción pega y suena en boliches y otros lugares, cada comercio y lugar paga unas regalías, están inscriptos y pagan el impuesto Sadaic. Luego, el artista recibe un porcentaje que es cuatrimestral a partir de eso”, complementa Alfaro, quien comenzó a trabajar en Dreams Music en 2018 y trabaja con artistas como Sony, Joven BTZ, Daniela Bessia, Colo RZ, Elias Music, Foco Foking, Xross y Baxide.