El exponencial aumento de casos de coronavirus en los últimos días, a partir de la llegada de la variante Ómicron, ha generado la aparición de opiniones cruzadas al respecto, por un lado considerando que este sería el paso previo al final de la pandemia y desde otro lado, con más precaución ante la contagiosidad y los efectos que puede tener en la respuesta del sistema de salud.

En ese marco, el reconocido médico inmunólogo tucumano, Alfredo Miroli brindó su opinión sobre la situación epidemiológica, e instó a la comunidad a ser cautos ante la peligrosidad de la variante Ómicron, que actualmente predomina en el mundo.

Hay personas, opinando que el arribo de Ómicron en un regalo de Dios, una vacuna gratuita, por su baja, pero no nula virulencia”, comenzó diciendo el profesional.

Luego explicó que, “es real que la variante Ómicron es más contagiosa y menos virulenta que delta, así fue delta respecto a gamma de Manaos, y así fue gamma respecto a beta de Sudáfrica, y así beta respecto a alfa de UK. Cada variante que ´le gana, le quita, los humanos´ a la otra, es por ser más contagiosa y menos virulenta. En éste, y en cualquier virus a lo largo de toda la historia”.

Pero generar la idea de que es una vacunación mundial gratuita y un regalo de Dios, es peligroso. Muy peligroso”, aseveró Miroli. Luego continúo diciendo que ”hacer creer que es bueno contagiarse, olvidándose de que hay vulnerables. Es como decir, magnífico, usemos está ´vacuna gratuita´ y sacrifiquemos a los mayores de 70, a los que sufren de hipertensión y diabetes, a los inmunocomprometidos, a los enfermos con síndrome de Down, etc. total, algunos hay que ´matar´ con esta vacuna a virus vivo, activo, infectante, poco, pero no por ello, no virulento. Es como decir lo siguiente: al fin y al cabo, si no soy vulnerable, gracias Dios por hacer ahorrar gastos de los estados en vacunas, y bueno, si se mueren los ancianos y los débiles, problema de ellos”.

“La inmunidad de rebaño, de los animales, es esa. La inmunidad colectiva, la de la ciencia, busca salvar la vida de todos, sin regalar obscenamente la vida de los débiles. Es mi opinión como médico inmunólogo, fundamentalmente, como médico”, cerró el experto.