Un violento episodio que se produjo en la intersección de las calles Ernesto Padilla y Las Piedras, en la capital tucumana durante las últimas horas del jueves. Allí un grupo de alrededor de 30 vecinos lograron capturar a un presunto arrebatador y le dieron una feroz golpiza. Se trata de un joven de 17 años permanece internado y se le secuestró una réplica de arma de fuego.

En el caso intervino personal de Patrulleros del 911 que se trasladó al lugar porque habían recibido la información de que un grupo de aproximadamente 30 personas tenía acorralado a un joven acusándolo de haber intentado arrebatarle un teléfono celular a una mujer momentos antes.

Lograron dispersar a la multitud que golpeaba al sospechoso. Al requisarlo encontraron entre sus pertenencias una réplica de arma de fuego que fue puesta a disposición de la justicia.

Una ambulancia del 107 trasladó al joven junto a su madre al Hospital Padilla, donde fue diagnosticado con politraumatismos y traumatismo encéfalo craneano debido a los golpes que le asestaron, y que se encuentra estable y fuera de peligro.

El adolescente fue puesto a disposición del Juzgado de Menores e intervino personal de Medicina Legal para realizar los estudios correspondientes.