Los exfuncionarios Julio Marteau y Miguel Cuello.


La figura del padre Amado Dip fue destacada por dos exfuncionarios provinciales al cumplirse un centenario de su nacimiento. En ese sentido, el doctor Julio Marteau, exministro de Salud Pública en la gestión de Ramón “Palito” Ortega, recordó que “cuando fue el Concilio Vaticano II le autorizaron a los curas a dejar de usar sotanas, él la siguió usando y cuando le pregunté porque lo hacía me respondió: “lo que quiere el Concilio es el cambio de mentalidad, antigua y atrasada que tiene la iglesia católica, no para cambiar la pilcha”.

Luego dijo que “en una misa donde estaba colmada la iglesia defendió a los predicadores de la noche, de las peñas “porque ellos predican algo diferente a lo que predicamos nosotros”(por los sacerdotes). Y en esa oportunidad lo subió al púlpito a Daniel Anibal “Tito” Segura, un conocido folklorista tucumano, quien interpretó “Dios a la Una”. Además, explicó que el sacerdote fue detenido junto a estudiantes, en una protesta pidiendo la vuelta a la democracia, en el gobierno de Juan Carlos Onganía.

Por su parte, Miguel Cuello, ex secretario de Información Pública de la provincia durante la gestión del gobernador Julio Miranda, comentó que el ” MSTM (Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo) en Tucumán tiene como referentes a los sacerdotes y hermanos, David y Amado Dip, René Nieva, de Tafí Viejo, Juan Ferrante, el más joven y de capital como Amado Dip.

Este último, de gran llegada a los jóvenes por sus virtudes como folclorista, igual que su hermano David”. Más adelante Cuello hace referencia al cierre de los ingenios en 1966 y destaca la intervención de la iglesia en aquel momento. Siguió señalando que “cuando me integré al grupo de Gerardo Vallejo(cineasta) para realizar la serie “Testimonios de Tucumán”, nos volvimos a encontrar y alimentar una relación afectiva, junto a José Domián, Marteau, Roberto “Pelín” Carro, Enrique Juárez Dappe. Esto nos llevó a que cuando decidimos casarnos con mi esposa Lucy, le pidiéramos que él lo haga. Y así fue, era el año 1973, el peronismo había triunfado en las elecciones y el futuro se presentaba venturoso”.

Finalizó diciendo que “después vino su accidente, su caída en el cerro, de la que no se recuperó, dejándonos a todos con la sensación que podríamos haber hecho más cosas juntos”.




Comentarios