Se secuestraron al menos tres armas de fuego de diferente calibre que servirán para el esclarecimiento de la causa.


En Villa Alem, un policía de 41 años fue baleado en un violento episodio ocurrido el pasado viernes 31 de enero. Por este motivo, este martes, personal de la División Homicidios llevó a cabo una serie de allanamientos en el marco de la investigación por lo ocurrido y logró secuestrar varias armas de fuego.

Durante la mañana de hoy, personal de la División Homicidios, a cargo de Christian Peralta, se logró secuestrar al menos tres armas de fuego de diferente calibre que servirán para el esclarecimiento de la causa. Mientras tanto, los sospechosos que ya fueron identificados son intensamente buscados.

Cerca de las 20 del viernes, el cabo de policía José María Fernández realizaba recorridos preventivos junto al comisario Cristian Herrera. Al intentar identificar a un grupo de jóvenes, estos reaccionaron de manera violenta y se desató un enfrentamiento que finalizó con Fernández recibiendo un disparo en el abdomen y otro en el pie derecho.

El cabo fue trasladado al Hospital Padilla, donde fue operado de urgencia tras perder una gran cantidad de sangre. Desde ese día, permanece internado en terapia intensiva en estado delicado y desde este lunes consciente y sin respiración asistida, informó el jefe del Destacamento del Hospital, Eduardo Vallejo.

Por el hecho, tomó intervención el personal de la División Homicidios, junto al Equipo Científico de Investigaciones Fiscales (ECIF), quienes ese mismo día secuestraron prendas con manchas de sangre y elementos que aportarían datos claves para la investigación.




Comentarios