Dijo Marcela Brizuela de Ledo en el juicio por la desaparición de su hijo Alberto en el juicio en los tribunales federales de Tucumán.


“Los responsables que paguen con cárcel. Si el señor (Cesar) Milani no tiene nada que ver. Que diga quien es y quienes tienen responsabilidad. Si él no tiene nada que ver”. Con esta expresión finalizó hoy su exposición Marcela Brizuela de Ledo la madre del soldado riojano Alberto Ledo, que desapareció en 1976.

El Juicio Oral tiene lugar en los tribunales federales de Tucumán. La mujer que tiene 88 años relató, con el apoyo de un manuscrito, los momentos en la que ella se entera de que su hijo no estaba en la unidad militar situada en Monteros, ubicada, según su testimonio, en un campamento que era en una escuela en construcción.

Recordó que “el 2 de julio era su cumpleaños (de Ledo). El 4 viajé a Monteros para estar con él. Cuando llegó al campamento dos soldados que estaban en la puerta de entrada, me dicen que mi hijo no está. Que en la noche del 17 de junio, el responsable del campamento, el capitán (Esteban) Sanguinetti le ordenó salir. Salieron y volvieron dos veces al campamento. A la tercera salida sólo volvió el capitán y ya no regreso mi hijo”. Señalo que después vino un militar que le informó que su hijo había desertado.

Más adelante habló de todas las gestiones y búsquedas que hizo por su hijo y destacaba el juicio “después de 43 años por encontrar la justicia y que los responsable de la desaparición de mi hijo Alberto sean condenados. Espero que este tribunal me de la respuesta que he buscado sin descanso”, auguró.

Hubo algunos planteos de los defensores de Milani porque la señora leía su declaración, pero no prosperaron por la edad de la mujer. También reconoció que el nombre Milani apareció después que este asumió como comandante en Jefe del Ejercito. En otros tramos se analizó una carta que le enviaron las hijas del exjefe militar.

Al finalizar una de las defensoras del militar, le pregunto porque no insistió en preguntar a un jefe de la unidad sobre la situación de su hijo. Le respondió: “Ojalá que no le toque a nadie lo que yo pasé. Solo me cruce al frente y entre a una iglesia”.

Cabe señalar que Milani y Sanguinetti son los imputados en este juicio de lesa humanidad.




Comentarios