El exjefe del ejercito declaró hoy en el juicio por el caso del soladado desaparecido Alberto Agapito Ledo.


“Tuve que hacerme cargo de las pruebas para demostrar mi inocencia”, dijo entre otras cosas en la larga exposición que realizó hasta cerca de las 18 el excomandante en jefe del Ejercito, César Santos Gerardo del Corazón de Jesús Milani, de 64 años, en el caso por la desaparición del soldado riojano Alberto Agapito Ledo. El joven estaba cumpliendo el servicio militar en la provincia.

Recordó que desde la “década del 80 y el año 2013, pasaron distintos expedientes judiciales sobre este caso, con distintos imputados. Nunca, hasta el año 2013 nadie me citó en ningún expediente. Nadie escuchó mi nombre. Nadie me nombró bajo ningún punto de visto”. Remarcó que esto “empieza en el año 2013”, cuando asume la conducción del Ejercito, en la presidencia de Cristina Fernández de Kirchner.

Explicó que “se ha violado un principio constitucional en el proceso de instrucción al invertirse la carga de la prueba. Tuve que hacerme cargo de las pruebas para demostrar mi inocencia”, enfatizó. Insistió que “correspondía es que el fiscal probara esos hechos. Nada más. Eso no ocurrió y tuve que empezar a demostrar mi principio de inocencia aportando testigos, aportando prueba documental de tal manera de descalificar estas calumnias e injurias”.

Expresó que “esta causa está artificialmente armada, increíblemente armada”. En el tema del acta que se muestra como prueba principal en su contra sostiene “han querido legalizar este hecho confeccionando un burdo documento que de acta no tiene nada. Armado no se donde y firmado no se por quien”. En su exposición también se “solidarizó con la madre de Ledo y con la hermana de Ledo. Digan lo que digan me solidarizo porque sé, percibo lo que debe ser que le saquen un hijo a los 20 años”.




Comentarios