En la Ruta Nacional Nº 38 se encontraron cajas de cartón con marcas identificatorias, como así también bolsas plásticas y restos de papel con leyendas que indican su origen.


La disposición de frutas, desechadas por la industria y las empresas empacadoras de citrus está siendo verificada por la Secretaría de Medio Ambiente de la provincia, con el objetivo de evitar la contaminación ambiental, en lugares que no están habilitados para tal fin.

A su vez, uno de los sitios donde se encontraron estos desechos recientemente, está ubicado en la Ruta Nacional Nº38, a la altura del kilómetro 780 donde, además del vuelco de fruta fresca, se encontraron cajas de cartón con marcas identificatorias, como así también bolsas plásticas y restos de papel con leyendas que indican su origen.

Por su parte, Marcelo Lizárraga, subsecretario de Medio Ambiente señaló: “En estos casos, se notifica a los responsables y exigimos el cumplimiento de todos los requisitos que indica la legislación vigente en cuanto a la disposición de residuos orgánicos”.

Por último, Lizárraga advirtió que las multas para aquellos que no respeten las normativas y atenten contra la salud de la población y el medioambiente “empiezan con un mínimo de 700 mil pesos”.






Comentarios