El pasado lunes 17 de enero, dos policías de Tandil le salvaron la vida a un niño de dos años que se había ahogado con un caramelo tras un accidente entre dos autos. Luego de realizarle la maniobra de Heimlich, lograron rescatar al menor de edad.

//Mirá también: Coronavirus en Tandil: falleció un hombre de 69 años y se confirmaron 954 nuevos casos

El hecho se produjo aproximadamente a las 20:30 horas, cuando el teniente Javier Curcio y el oficial Gianpiero Lancioti realizaban su recorrido de rutina, aunque algo pasó: un accidente entre dos autos en la intersección de la avenida España y la calle Hipólito Yrigoyen.

Luego de bajarse para observar qué había sucedido y saber si había heridos, los dos policías de Tandil confirmaron lo peor: un niño de dos años se había ahogado con un caramelo.

El estudiante de medicina aplicó la maniobra de Heimlich.

De urgencia, los efectivos policiales tomaron al menor de edad, identificado como Tomás Manfredo, y lo llevaron de urgencia al hospital de Niños de Tandil, aunque en el camino, el personal de la policía le realizó la maniobra de Heimlich y le salvó la vida.

Horas después se confirmó que el menor de edad quedó fuera de peligro y los padres del niño que habían sufrido el accidente no registraron heridas de consideración tras el choque entre dos autos.