Luego de confirmarse el diagnóstico de “Isi”, el niño de Tandil de tres años, hijo de la arquera de Las Leonas Laura Aladro, se produjeron ciertos interrogantes respecto a las causas y el tratamiento sobre la miocarditis, la enfermedad por la que atraviesa el menor, que está en lista de emergencia nacional para recibir la donación de un corazón.

En diálogo con Cristina Cook, jefa de Cardiología Clínica Pediátrica del Hospital Universitario Fundación Favaloro, reveló a Vía Tandil los detalles de la enfermedad, las causas de su origen y más información sobre la miocarditis, la afección que transita “Isi”, el niño de Tandil de tres años que permanece internado a la espera de un trasplante de corazón.

//Mirá también: Así fue en Tandil el emotivo abrazo solidario en apoyo a Isidro, el hijo de la Leona Laura Aladro

“Es una enfermedad en la que se produce la inflamación del músculo cardíaco que lleva a su degeneración y necrosis de sus células”, indicó la especialista, que reconoció que el padecimiento puede presentarse a cualquier edad, aunque suele ser más frecuente entre los 20 y los 50 años.

Por otra parte, la titular de cardiología pediátrica del Hospital Universitario Fundación Favaloro reconoció que lo que transita Isidro, el niño de Tandil de tres años, cuenta con una incidencia que no es clara.

Isidro, el tandilense que espera por un trasplante de corazón Foto: Diego Flores

“Puede ser tan leve que pase inadvertida y más adelante se encuentre en algún momento una secuela o tan grave como para presentarse como un episodio de muerte súbita y hacer el diagnóstico en la autopsia”, enfatizó Cristina Cook.

Cuáles son las causas más comunes de la miocarditis

La causa más frecuente a cualquier edad, son las infecciones virales. Virus tan comunes como el adenovirus, enterovirus, herpes y muchos otros, que habitualmente causan infecciones banales y un día, en determinada persona, sana, sin que tenga ningún factor predisponente, ataca el músculo del corazón. Otras veces, es el propio sistema inmune, que al tratar de defenderse de esta infección que inició el cuadro, genera una respuesta exagerada y causa mayor daño a las células.

“Otros agentes responsables de la inflamación pueden ser bacterias y sus toxinas, parásitos como el Chagas. También algunas drogas, desde efectos adversos de tratamientos oncológicos, hasta la cocaína pueden generar daño miocárdico por inflamación”, agrega Cook.

Cuáles son los síntomas de la miocarditis

La sintomatología de la miocarditis va a depender del grado de compromiso del órgano, es decir, de la cantidad de musculo dañado. Si es leve, en general es asintomática o puede generar arritmias que se manifiesten como palpitaciones o taquicardia. Si el daño es mayor, ya el corazón tiene dificultad para bombear y los síntomas tienen relación con esta función.

Isidro Gastaldi es un niño de solo tres años que necesita un trasplante de corazón.

“El paciente presenta lentamente fatiga, menor tolerancia al ejercicio, falta de aire, menos frecuentemente dolor torácico. En los chicos, si bien el mecanismo es el mismo, es más difícil interpretar los síntomas: ellos muestran decaimiento, irritabilidad, perdida del apetito, esfuerzo respiratorio. Como vemos, son síntomas inespecíficos, que se instalan lentamente y que se pueden deber a múltiples situaciones”, aclara Cristina Cook.

Para saber el diagnóstico, los especialistas suelen recurrir a estudios sencillos como son el electrocardiograma, radiografía de tórax, laboratorio y ecocardiograma. Por su puesto que luego los detalles requieren de un equipo expertos que analizarán cada situación en particular.

Cuáles son los tratamientos para la miocarditis

El tratamiento tiene 2 aspectos:

  • En el momento agudo apunta a frenar la respuesta inflamatoria y minimizar el daño. Para esto es fundamental el diagnóstico precoz (y es cierto que uno no diagnostica lo que no conoce).
  • Y en todas las etapas garantizar el sostén de la función cardíaca.

“En el país tenemos disponibles todos los tratamientos descriptos para esta enfermedad y el pronóstico en general es muy bueno, ya que la mayoría de los cuadros son leves o moderados y no generan un compromiso significativo de la función cardíaca.

Por otra parte, Cook reconoce que hay un grupo de pacientes, alrededor del 25%, en los que el daño es importante y las secuelas serán permanentes.

“Los chicos en especial tienen capacidad de regenerar músculo cardíaco, pero esto lleva años de tratamiento y sostén y si el compromiso en la función del corazón es significativo, el organismo no tiene el tiempo suficiente para esperar sin que se dañen otros órganos o que el paciente esté en riesgo de vida. Es en estas situaciones en que se necesita un trasplante”, advierte la especialista, que aclara que si bien es una situación crítica, suele ser excepcional.

Estrictamente no existe forma de prevenir las miocarditis, pero al ser las infecciones virales la causa más frecuente, existe evidencia de que la aparición de las vacunas contra virus como sarampión, papera, rubeola o varicela disminuyen la incidencia de la enfermedad, por lo que completar el esquema en los niños es fundamental.

Coronavirus y miocarditis, ¿existe relación entre ambas?

Si bien aún es muy poca la evidencia, porque el tiempo no fue suficiente, está claramente descripta la miocarditis en el cuadro inflamatorio post coronavirus en los niños (PIMS) con compromiso variable tanto del músculo y su función como del sistema eléctrico del corazón.

“En cuanto a las miocarditis post vacunas, se trata de un cuadro extremadamente infrecuente, leve y sin secuelas, más frecuente en adultos jóvenes que en niños, por lo descripto hasta el momento” sentenció Cristina Cook.