Tandil tiene un árbol cada 24 metros cuadrados de espacio verde per cápita. Las cifras se desprenden de un relevamiento que indica que la ciudad cuenta con un valor muy por encima de los mínimos sugeridos por organismos internacionales, que se orientan entre los 10 y 15 metros.

Los árboles son uno de los activos principales cuando se habla de espacios verdes públicos, y en Tandil, a través del Concejo Deliberante, que aprobó por unanimidad el 5 de diciembre de 2019 el Plan Regulador de Arbolado Público 2019/2023, lograron colocarse por encima de la media.

//Mirá también: Crean en Tandil una nueva huerta agroecológica

El director de Espacios Verdes Públicos del Municipio de Tandil, Luciano Jaureguiber, dio cuenta del estado de avance del programa: “Llevamos plantados 6 mil árboles y en lo que resta de 2021 planeamos colocar otros mil”. Este plan tiene como objetivo la plantación gradual de más de 10.000 nuevos árboles en diversas zonas de la ciudad durante cinco años, a razón de 2023 ejemplares por año.

Ventajas de la colocación de árboles en Tandil

  • Captura de carbono: los árboles absorben el dióxido de carbono, lo que permite(principal causante del calentamiento global), remover y almacenar el carbono al tiempo que liberan oxígeno al aire.
  • Regulación de la temperatura: los árboles refrescan la ciudad hasta 10°C.
  • Ahorro de agua: la sombra de los árboles disminuye la evaporación del agua del césped. La mayoría de los árboles recientemente plantados necesita solo 60 litros de agua por semana en primavera, a medida que los árboles transpiran, aumentan la humedad atmosférica.
  • Generación de oxígeno: en un año, una hectárea de árboles adultos puede proporcionar oxígeno para 10 personas.
  • Amortiguan el impacto de fenómenos naturales: los árboles reducen el escurrimiento del agua, atrapando el agua de lluvia y permitiendo así que fluya por el tronco y a la tierra que está debajo del árbol. Esto evita que las aguas de lluvia se lleven los contaminantes a los ríos, actúan como una especie de esponja que filtra naturalmente el agua y la utiliza para alimentar el suministro de agua subterránea.
  • Protección y recuperación de suelos: en las laderas de las montañas y pendientes de los ríos y arroyos, los árboles ayudan a detener la escorrentía y mantener el terreno en su lugar, actuando como barreras naturales contra inundaciones o desbordes de los cauces naturales.
  • Barrera contra ruidos: educen la contaminación acústica, ya que proporcionan una barrera que protege a los hogares de las calles y zonas industriales cercanas.
  • Biodiversidad: proporcionan excelentes hogares para pájaros, abejas, insectos y otras especies.
  • Paisaje y recreación.
  • Limpian el aire: los árboles absorben los olores y gases contaminantes y filtran las partículas contaminantes del aire, atrapándolas en sus hojas y corteza.
  • Refugio para los humanos.
  • Ahorro energético: tres árboles colocados estratégicamente alrededor del hogar de una familia pueden recortar hasta en un 50 por ciento la necesidad de usar el aire acondicionado en el verano.
  • Aumento del valor inmobiliario: la belleza que dan los árboles bien plantados a una propiedad, su calle y vecindario circundantes puede aumentar su valor en hasta un 15 por ciento.
  • Protección de los rayos ultravioletas: los árboles reducen la exposición a los rayos UV-B en aproximadamente un 50 por ciento.
  • Alimento: la presencia de árboles con frutos apetitosos para la avifauna urbana y la vida silvestre son un gran recurso para el mantenimiento de estas especies en la ciudad.

Qué es el Consejo del Arbolado Público

El Consejo del Arbolado Público fue creado en 2001 con el fin de colaborar con el gobierno municipal y prestar apoyo para la difusión de conocimiento, concientización y todo lo que contribuya al cuidado y preservación de los arboles dentro de la ciudad.

Finalmente, reiteraron que las personas interesadas en contactarse con el Consejo del Arbolado Público pueden escribir un mail a arboladopublicotandil@gmail.com