Desde el pasado miércoles 27 de julio se puede “Pipa” ver en Netflix, la tercera entrega de la saga protagonizada por Luisana Lopilato. Esta vez la historia se desarrolla en el Norte Argentino y pone de manifiesto las diferencias de clase y la lucha de los pueblos originarios por sus tierras y derechos.

Ante el estreno de la película, las actrices Laura González, Mercedes Burgos (de Salta) e Ivone Quispe (de Jujuy) dialogaron en rueda de prensa con VíaStreaming y revelaron cuánto de la ficción se parece a la realidad.

Con solo 22 años, es la primera incursión en la actuación de Laura, quien en el film interpreta el papel de Samanta Sosa, la adolescente que aparece muerta luego de trabajar en una fiesta de la alta sociedad y se convierte en el centro de la trama. En ese sentido, la joven interpretó que su personaje “siente un rechazo a su propia comunidad y quería subir de nivel. Intenta integrarse a la alta sociedad pero no lo logra”.

Mientras que Ivone, quien encarna el papel de Luna, la líder aborigen que intenta proteger a su comunidad y recuperar las tierras de sus antepasados, reconoció sentirse muy identificada con su personaje: “Luna es decidida y está dispuesta a hacer todo para que se hagan valer nuestros derechos como pueblos originarios y me encantaría que eso pasara en la realidad”.

Por su parte, Mercedes se pone en la piel de Mari, la mejor amiga de Samanta Sosa, que al aparecer muerta, ella es una testigo clave para ayudar a Pipa a descubrir quién la mató. Primero desconfía de la intención de la detective pero luego la termina ayudando.

Mercedes Burgos como Mari Foto: Gentileza Netflix

- VíaStreaming: ¿Cuál es la representación de los pueblos originarios en la industria del cine?

- Mercedes Burgos: Hace falta más representación, también tenemos historias para contar. Hace falta mostrar nuestras historias y también contratar gente que trabaje detrás de cámaras. Falta conocimiento. Es parte de nuestro país, pero muchas veces se trata como si fuera una otredad, se nos ve como si fuésemos de otro planeta. Me parece interesante que en esta película se lo muestre y se muestre el funcionamiento de los lugares de los que venimos. No me resulta ajena la trama. Que llegue a una plataforma tan grande como Netflix me parece que es el principio de algo que debería seguir creciendo porque existimos.

- Ivone Quispe: Todo lo que es la defensa de los pueblos originarios en el Norte Argentino pasa en todas partes del mundo. Acá se mostró un poquito. Es una ficción, pero pasa. Yo formo parte de una comunidad originaria y también estamos exigiendo que se respeten algunos derechos.

- Laura González: También pertenezco a un pueblo originario y fue muy grande para mí interpretar eso y decir que estoy orgullosa por estar acá y representar algo que realmente nos identifica a todos los que somos del Norte. Todos los días existe la lucha de que no nos discriminen porque todos somos personas. Por eso está bueno integrar más a los que somos del Norte a un mundo tan grande como es Netflix.

Pipa (Alejandro Montiel, 2022) Foto: Netflix

VS: - En la película también se puede ver una diferencia de clases sociales, entre los más acomodados y los pueblos originarios, ¿qué de eso se puede encontrar en la realidad?

MB: - Yo soy de Salta y la diferencia de clase social es bastante notoria y en cuanto a las defensas de sus tierras los pueblos originarios históricamente están negados a acceder a lo que les pertenece. Y también con la discriminación. Es interesante que aunque sea ficción se pueda ver también que representa mucho lo que somos como país.

Pipa (Alejandro Montiel, 2022) Foto: Netflix

IQ: - Si bien no deja de ser ficción eso pasa en muchos de esos lugares. Le agradecemos a la producción apostar por nuestras caras, por darnos el lugar. La gran parte de la producción es gente del Norte, los extras también fueron personas de aquí, está bueno darnos la posibilidad de hacernos conocer y de que se puedan escuchar nuestras voces.

Ivone Quispe como Luna Foto: Gentileza Netflix

VS: - ¿Cómo fue actuar junto a Luisana Lopilato y para una producción de Netflix?

LG: Es mi primera película y sentí miedo a inicio por el tema de si me iban a aceptar por donde vengo, de ser de un pueblo originario, si me iban a apartar. Pero no, la producción siempre me trató como si fuera su familia, siempre me cuidó y los actores también me acompañaron. Fue una experiencia linda y me gustaría dedicarme a esto. Ya filmé dos cortos también, si se da la oportunidad después de esto seguiría actuando y poder decir que soy de Salta y representar que soy del norte.

Laura González como Samanta Sosa Foto: Gentileza Netflix

IQ: - Yo soy docente de secundario. Esto es una ironía de la vida, cuando yo veía novelas y decía que me gustaría ser actriz. Me dediqué unos años el teatro en mi niñez, después no lo hice más. Después por las casualidades de la vida fui al casting y me animé. Después algunas líneas me tocaron con Luisana y me sentí super nerviosa, ella es super profesional.

LG: - A la hora de actuar fue todo muy profesional. Me decían que lo hacía bien, ‘sos muy linda’. Yo nunca me había visto en cámara y fue ¡wow! Después en el momento del almuerzo tratábamos de compartir con nuestros compañeros, tratar de acercase más. Sentí que me acerqué más a lo que era mi personaje, que era como muy amiguero. Yo no conocía Jujuy, fui por primera vez a filmar, fue una experiencia que nunca voy a olvidar.

MB: - Ya vengo trabajando como actriz, pero es mi primera película para una producción más grande. A mí me hace feliz filmar en mi ciudad. Las mayorías de las escenas que tiene mi personaje son con Luisana y salieron bien. Ensayábamos las escenas para después hacerlas, ella fue muy buena onda igual que todo el resto del elenco y se destacó la diversidad de gente de todos lados, de Salta, Buenos Aires, de Jujuy...