La tenebrosa y paranormal historia real detrás de Chucky

Child’s play se ha vuelto una de las películas de terror más icónicas, pero no todos saben que detrás de ella se oculta una historia real.

Child´s play
Child´s play Foto: Internet

Child’s play se convirtió en una de las películas de terror más icónicas. Dirigida por Tom Holland en 1988, la trama se centra en un muñeco llamado Chucky, que se ve poseído por el espíritu de un siniestro asesino en serie.

La historia se desata cuando la madre soltera Karen Barclay adquiere el muñeco Chucky como regalo de cumpleaños para su hijo Andy. Pronto, Andy descubre el oscuro secreto: Chucky alberga el espíritu de Charles Lee Ray, un asesino que utilizó un ritual vudú para transferir su alma al muñeco antes de morir.

Child's play
Child's play

A medida que la trama avanza, Chucky se desata en una ola de violencia, llevando a cabo una serie de espeluznantes asesinatos. Mientras tanto, Andy lucha por convencer a los adultos de que el muñeco es el verdadero responsable de estos horrores. La película logra un equilibrio único entre el horror, el suspenso y toques de humor negro, creando una atmósfera inquietante que ha dejado una marca duradera en la cultura del cine de terror.

Child's play
Child's play

Child´s play no solo fue un éxito en sí mismo, sino que también generó varias secuelas a lo largo de los años. Estas continuaciones exploran la naturaleza siniestra de Chucky y su capacidad para aterrorizar a aquellos que tienen la desdicha de cruzarse en su camino. La película ha perdurado como un clásico del género, dejando una huella indeleble en la memoria de los amantes del cine de horror.

Más que una película: la historia real detrás de Chucky

La historia real detrás de Chucky está basada en el muñeco Robert, un juguete que se encuentra en el Fort East Martello Museum de Key West, Florida. El muñeco fue comprado en 1903 por el pintor Robert Eugene Otto, quien lo recibió como regalo de cumpleaños.

Según la leyenda, Robert fue un regalo de una mujer que trabajaba para la familia de Otto. La mujer era una bruja que había sido maltratada y para vengarse de sus agresores, había aprendido a usar vudú. Se dice que ella maldijo a Robert, para que fuera un muñeco maligno que atormentaría a Otto y a su familia.

Robert, el muñeco que inspiró a Chucky.
Robert, el muñeco que inspiró a Chucky. Foto: web

Otto afirmó que Robert se movía por su cuenta, que hacía ruidos extraños y que incluso le lanzaba objetos. La familia de Otto se mudó de la casa en 1928, pero Robert permaneció en ella.

El muñeco pasó por varias manos a lo largo de los años. Se dice que todos sus dueños han reportado sucesos paranormales relacionados con el muñeco. En 1974, el muñeco fue donado al Fort East Martello Museum, donde se exhibe actualmente.

Robert, el muñeco que inspiró a Chucky.
Robert, el muñeco que inspiró a Chucky. Foto: web

La veracidad de la historia de Robert es incierta. Algunos expertos creen que la leyenda es simplemente una historia inventada para atraer turistas al museo. Otros creen que la historia es real, pero que ha sido exagerada a lo largo de los años.

En cualquier caso, la historia de Robert es una de las más famosas leyendas urbanas de Estados Unidos. El muñeco sigue siendo una atracción popular en el Fort East Martello Museum, y los visitantes de todo el mundo acuden a verlo en busca de una experiencia paranormal.

Temas Relacionados