Una adolescente de 17 años que había sido encontrada inconsciente y ensangrentada en un albergue transitorio de Villa Atamisqui murió en el hospital donde estaba internada, y por el femicidio detuvieron a un sospechoso de la misma edad.

La víctima fue identificada como Luciana Sequeira. Fue hallada inconsciente y con una hemorragia en un hotel alojamiento, donde habría sido atacada y abandonada por otro adolescente de 17 años. Sequeira fue trasladada de inmediato al hospital local y luego derivada al hospital Regional Ramón Carrillo, en donde estuvo internada en grave estado y finalmente falleció.

Fuentes policiales informaron que el acusado, que luego fue detenido, y la víctima estuvieron en una habitación de un supuesto albergue transitorio, en donde luego de unas horas el adolescente se retiró solo del lugar, mientras que la chica aún permanecía en la habitación. Ante esta situación, el propietario del lugar se dirigió hacia la habitación y golpeó la puerta, pero como nadie contestaba, la abrió y encontró a la menor de edad ensangrentada y descompensada.

Por este motivo el hombre alertó a los efectivos policiales de la comisaría 20 de Atamisqui e intervino en la causa la fiscal Vanina Aguilera, quien posteriormente dispuso la detención del sospechoso por el delito de abuso sexual y allanamientos en su vivienda. A raíz del fallecimiento de Sequeira, la fiscal ordenó que el cuerpo sea trasladado a la morgue para realizar la operación de autopsia, y no se descartaba el cambio de calificación legal de la causa a ?femicidio?, informaron fuentes judiciales.

Pedido de justicia

Esta tarde, familiares de la adolescente se congregaron para reclamar justicia y su madre, Graciela Barraza, dijo a la prensa que no sabía “nada” acerca de un supuesto noviazgo entre su hija y el acusado, la “agarró de sorpresa”, ya que “ella siempre estaba con sus estudios, estaba en el quinto año de la secundaria” e incluso comentó que “el posible agresor era compañero de ellos”.

La mujer comentó que su hija “tenía quemaduras en las piernas y también cortes y como tuvo mucha pérdida de sangre, no resistió. Ella era muy buena, muy solidaria, ese día iba a hacer las compras que le había pedido con su prima y también a buscar unas cartillas de la escuela por las clases virtuales que tenía”. Además agregó Yo solo quiero que pague con la misma pena que mi hija, porque a ella ya no la voy a encontrar más”, concluyó.