Momentos de preocupación se vivieron en Termas de Río Hondo cuando una adolescente de 13 años denunció ante la Policía un intento de secuestro; pero todo terminó cuando esta confesó que era una mentira. ¿El motivo? Se llevó materias a febrero y no quería contarle a su familia.

La joven llegó corriendo a la Comisaría 50 para pedir ayuda, ya que contó que dos hombres en una camioneta blanca vieja con doble cabina la quisieron secuestrar cuando caminaba por Uruguay y Ruta, detalla Nuevo Diario.

Los “secuestradores” la subieron a la camioneta y condujeron por calle Buenos Aires hasta llegar a una zona conocida como El Verde, contó la menor.

En ese lugar los hombres se bajaron del vehículo y la adolescente logró salir corriendo para pedir ayuda en la Comisaría 50.

Las autoridades llamaron a su madre, que llegó a los pocos minutos y resolvió “la cuestión” de inmediato: le preguntó a su hija si lo que contaba era verdadero y esta no pudo seguir mintiendo. Contó que tenía miedo de decirle que no iba al colegio desde el jueves y que se llevó siete materias a febrero.