Los reclusos del complejo penitenciario ubicado en la Ruta n°3 entre Puerto Madryn y Trelew iniciaron una “huelga de hambre seca” por varios pedidos que no son escuchados: entre ellos el mal estado de los colchones de las habitaciones para las visitas intimas.

La huelga inició el 29 de noviembre y lo comunicaron a través de una carta: allí detallan que los motivos son varios, entre ello la prohibición del ingreso de comida a las visitas y el mal estado de los colchones de las habitaciones donde llevan a cabo sus encuentros íntimos.

Parte de la carta de los presos de Puerto Madryn (Diario Jornada).

Además, según detalla Diario Jornada, los detenidos piden a las autoridades tener dos encuentros íntimos por mes y que se realicen refacciones en los baños ya que en el de mujeres hay perdida de agua y en el de hombres no funciona la luz.

El colchón que hay en estas salas fue otra de las quejas de los reclusos. “Pedimos que se pongan la mano en el corazón y vean nuestra situación”, escribieron y también pidieron que se coloquen cortinas en las ventanas “para que no se invada su privacidad”.