El lunes pasado, 40 internos de la Unidad Penitenciaria VII de Puerto Rico dieron inicio a una huelga de hambre para reclamar a la Justicia que se agilicen sus causas. Hasta el momento, al menos 13 internos continúan con la medida.

Eduardo Scherer, presidente de la Comisión Provincial contra la Tortura, aseguró que la medida tomada por los internos se llevó a cabo de forma pacífica. Asimismo comentó que entre el martes y el miércoles, más de la mitad de los internos dio por finalizada la huelga.

De este modo, las instituciones pertinentes comenzaron a comunicarse con los internos; Scherer señaló que de los 13 internos que continúan con la huelga, nueve de ellos están a la espera de la fijación de fecha para el juicio oral, ya que concluyó la etapa de instrucción de sus causas.

Por otra parte, Scherer descartó que la medida esté relacionada a malos tratos o torturas por parte de los trabajadores de la unidad penal y afirmó que desde la Comisión están en permanente contacto con los internos, garantizando que están en buen estado de salud.

En lo que respecta a las personas privadas de su libertad con prisión preventiva, Scherer contó que al asumir el cargo realizó un relevamiento que arrojó como resultado que el 30 por ciento de estas personas excedía el plazo de razonabilidad de dos años. Este año se realizó el mismo relevamiento y dio como resultado que solamente el 10 por ciento excede el plazo de razonabilidad.

Los internos del penal de Puerto Rico se encuentran en huelga de hambre.

Scherer indicó que entre el 46 y el 50 por ciento de los internos en el servicio penitenciario afronta una causa por delito contra la integridad sexual, y en la mayoría de los casos tienen una sola denuncia, por lo que se podría acelerar el proceso penal.

Finalmente, mencionó que se registra alrededor de 50 mujeres en la Unidad Penal V. En este sentido, Scherer dijo que el seguimiento de los hijos de las mujeres detenidas es una deuda pendiente que preocupa.