Fue mediante un juicio abreviado por la violación de las medidas adoptadas para impedir la introducción o propagación de una epidemia.


El Ministerio Público Fiscal, representado por el fiscal Sebastián Robles y Mariela Bitar de Papa de la Unidad Fiscal de Recursos, acordó mediante un juicio abreviado la pena de tres años de prisión en suspenso para un hombre- conocido como el caso 41 de COVID-19 en la provincia- por Violación de las medidas adoptadas para impedir la introducción o propagación de una epidemia (Art 205) y propagación culposa de enfermedad peligrosa y contagiosa (Art 203) en concurso real de delitos.

En la audiencia, la fiscalía detalló los elementos de prueba recabados durante la investigación, enumeró las evidencias colectadas y declaraciones testimoniales, en donde se detalla las situaciones en las cuales el acusado con evidentes síntomas compatibles con COVID-19 se reunió y mantuvo contacto estrecho con un número indeterminado de personas actuando de una manera negligente e irresponsable. Asimismo, el encartado desoyó los lineamientos de las conductas prohibidas en el DNU dispuesto por las autoridades competentes para evitar la propagación de una epidemia.

La jueza de Control y Garantías Pia Danielsen homologó el acuerdo por el cual el acusado fue condenado a la pena de tres años de prisión en suspenso.




Comentarios