La "Madre de Ciudades" tomó medidas importantes para prevenir la propagación del coronavirus pero sin duda tuvo un impacto en otros aspectos.


Santiago del Estero comenzó con la etapa de prevención de la expansión del coronavirus incluso antes de que se declarara la cuarentena obligatoria a nivel nacional, ya que ante el posible caso positivo en la ciudad de Selva, que finalmente resultó siendo afirmativo, el gobernador Gerardo Zamora decidió aislar la ciudad y los ingresos y egresos de la misma quedaron prohibidos.

Otras de las medidas que tuvo un importante impacto en la economía de la provincia fue la suspención de la circulación de trasporte público, taxis y remises en todo Santiago, con lo cual el traslado estuvo absolutamente limitado a las posibilidades personales de poder ir de un lugar a otro a quienes debían hacerlo. La reanudación del transporte volverá recién a partir del próximo lunes 27 y con una gran cantidad de controles y restricciones.

En este marco, muchas actividades se vieron severamente afectadas. Este es el caso del comercio. Desde la Comisión Directiva de la Cámara de Comercio e Industria de Santiago del Estero, se realizó un pedido al Gobierno provincial, para iniciar una flexibilización de la medida de cuarentena impuesta en distintos rubros del sector, con el objetivo de preservar los casi 15 mil empleos del sector.

La entidad presentó una propuesta consta de cinco puntos claros:

  • Horarios reducidos de apertura: exclusivamente por la mañana, de 8 a 13 horas.
  • Días de apertura: de lunes a viernes, sin atención sábado y domingo.
  • Reducción del personal afectado al mínimo indispensable para el desarrollo de la actividad.
  • Limitación del público al que se prestara atención: estrictamente a los clientes cuyo número de documento coincida con el de atención en las instituciones bancarias.
  • Extensión horaria para el delivery hasta la 0 hora.

La nota , además indicaba que “la descomunal crisis sanitaria y económica que aqueja a todo el planeta de la que por cierto no es ajena nuestra provincia, nos coloca en una encrucijada brutal e injusta, y como empresarios vislumbramos a cortísimo plazo un escenario de quiebras irreversibles, con la tremenda e inevitable consecuencia de ver destruidas nuestras empresas y miles de puestos de trabajo”.

La Cámara de Transporte de Santiago del Estero también realizó un análisis de la situación de la actividad en el sector. Se destacó que la mayoría de los rubros registraron una disminución en su facturación entre el 70 y el 100%.

En el rubro Cargas Generales, la facturación “tuvo una merma de facturación del 40% debido al inicio de la cuarentena en la segunda quincena de marzo y en el inicio de este mes, ya mostró un descenso del 70%. Por su parte, los transportes de cemento en tolvas están el 100% paralizadas. En su mayoría, se usan en la obra pública y en grandes edificios. El traslado de cemento en bolsas está con una entrega disminuida en un 70%”.

El transporte de combustibles cayó un 90%. A su vez, otro rubro como el transporte de bebidas, está afectada en un 70% la distribución.

Ante este panorama, desde la institución aseguraron que “ante esta situación, con una cadena de pagos cortada, cheques rechazados, falta de trabajo y sin competitividad necesitamos ayuda para no desaparecer”.

Con relación al pago de los sueldos a los empleados públicos, el gobernador de la provincia, aseguró que por el momento no habrá inconvenientes, aunque sostuvo que la provincia no es una isla y el impacto de de la criis económica nacional llegará. “Por ahora sí, como todos, somos una provincia equilibrada con algo de reservas, una provincia que ni siquiera tiene deudas, nos permite seguir manteniendo la masa salarial, pese a la caída abrupta de la recaudación”.

Además descartó el uso de las cuasimonedas, pero “ojo algunas provincias como la nuestra que no tenemos este problema que lo tienen otras, nos permite aguantar y modificar partidas para mantener cierto equilibrio, pero no nos olvidemos que venimos de un contexto grave de los últimos años y el contexto de todas las provincias al igual que del país no es bueno y nosotros no somos una isla, si esto se mantiene así vamos a tener problemas”, afirmó en diálogo con Radio La Red. 




Comentarios