El fiscal que investiga el crimen de Priscila Martínez, la adolescente de 15 años que estaba desaparecida desde el 23 de febrero y que el miércoles fue hallada enterrada en la casa de su tío, en la ciudad santiagueña de La Banda, busca determinar si otras personas cercanas al único acusado estuvieron involucradas en el femicidio.

"Estamos analizando teléfonos y computadoras que han sido secuestrados y continúan las averiguaciones con allegados al único detenido que tiene la causa", sostuvo a la prensa el fiscal Hugo Herrera.

El funcionario judicial confirmó que "la causa fue compleja desde un principio, ya que la familia de la joven habría revelado en un principio que la misma se podría encontrar en otras provincias".

Según Herrera, el detenido Rubén Oscar Ávila, tío de la víctima, será indagado por videoconferencia el lunes por el delito de "femicidio".

Priscila Martínez se encontraba desaparecida desde el 23 de febrero y recién fue hallada luego de varias denuncias, movilizaciones y la viralización de su fotografía en redes sociales, el miércoles 15 por la tarde en el barrio Los Lagos de la ciudad de La Banda, distante a 8 kilómetros de la capital de Santiago del Estero.

El cuerpo de la adolescente se encontraba enterrado en un pozo de una humilde habitación, cubierto por una carpeta de cemento, debajo de la cama del tío y único detenido hasta el momento.

La madre de la menor de edad asesinada manifestó que era poco frecuente que su hija fuera a la casa de Ávila, aunque los vecinos revelaron que la adolescente realizaba trabajos de limpieza en el lugar y no era extraño verla por la zona.

Durante la jornada del jueves se le practicó la autopsia al cuerpo y dio como resultado que murió por una asfixia por estrangulación manual, informó la fiscal Natalia Saavedra, coordinadora de la Unidad Fiscal Banda.

También indicaron los forenses que la data de muerte era de aproximadamente un mes y medio, por lo que se sospecha que fue asesinada la misma noche que Ávila la llevó a su domicilio.

Para la fiscalía es fundamental poder reconstruir qué sucedió en el interior de la habitación de Ávila, tras el arribo de la joven.

Los investigadores presumen que el hombre pudo haber escondido el cadáver durante más de un día, hasta que cavó un pozo debajo de su cama, donde depositó el cuerpo desnudo de la adolescente y lo cubrió con revistas, cds y basura.

En tanto, los psicólogos forenses analizarán la conducta del detenido, quien vivió casi dos semanas con el cuerpo de la adolescente enterrado en su habitación, hasta que fue detenido el 10 de marzo por un presunto ataque sexual hacía otra menor de edad en inmediaciones de una fábrica textil, en las afueras de la ciudad de La Banda.

Por ello, antes de encontrar el cuerpo en su casa, el tío ya estaba imputado por la denuncia de abuso en una causa que investiga la fiscal María Alicia Falcione.