La mujer está detenida por haber decidido colocar el cuerpo de su hija "en una bolsa y cubrirla con una remera para luego arrojarla a un basural.


Tras iniciarse el juicio que determinará qué pasará con la joven que arrojó a su bebé a un basural en la ciudad de Pinto, en el marco de la investigación, la Justicia ya determinó que la pequeña habría nacido viva, y murió a consecuencia del “frío”, relató el médico que practicó la autopsia, en una nueva audiencia del juicio oral que se realiza en los Tribunales de Santiago del Estero, informaron hoy fuentes judiciales.

El forense Horario Alfano explicó que la hija de la acusada, Antonella López, falleció de hipotermia y que se encontraba con vida al momento de ser arrojada a un basural.

El hecho ocurrió el 20 de abril de 2017, cuando la joven dio a luz a su hija y tras envolverla con una remera, la arrojó en un basural municipal cercano a Pinto, 230 kilómetros al sur de la capital santiagueña.

Al día siguiente, el cuerpo sin vida de la bebé fue encontrado por un niño cuando se dirigía a la escuela y un operario de la comuna reconoció la remera e informó a la policía que pertenecía a la mujer que semanas antes vio embarazada en la zona.

Durante una indagatoria, la mujer reconoció que para ocultar su embarazo y a las pocas horas del alumbramiento, decidió colocar el cuerpo de su hija “en una bolsa y tras cubrirla con una remera” la arrojó a un basural.

La mujer que vivía en el barrio Islas Malvinas de Pinto afronta un juicio por el delito de “homicidio calificado agravado por el vínculo”, que contempla una pena mayor a prisión perpetua.

López se encuentra detenida en el Penal de Mujeres de Santiago del Estero.




Comentarios