Un grupo de puesteros del oeste pampeano que tienen sus campos en la ribera del Río Atuel salieron a reclamar a las autoridades que se hagan obras que eviten la inundación de sus tierras a partir del ingreso de agua de reúso por el cauce del río.

Uno de ellos, Daniel “Chumi” Frías, que asumió la voz de la protesta, pidió que los funcionarios de Gobierno vayan a los puestos a conocer la realidad que atraviesan. Desde hace unos meses está ingresando un caudal de agua de reúso al territorio pampeano, que es la que se devuelve luego del riego en Mendoza, a la que se suma la de las lluvias que ocurren en aquella provincia.

El agua en los campos del oeste (El Diario)

Ocurrió lo que dijimos y no se hizo ningún trabajo de canalización. Hay campos que todavía no llega porque están llenándose los bañados. Hay lugares que se podría canalizar antes que llegue el agua, y en los que ya llegó el agua, hay que hacer la obra después”, dijo Frías.

También se quejó porque el secretario de Recursos Hídricos, Néstor Lastiri, había salido a desmentir que haya campos inundados. “La inundación de los campos ya empezó. Que vengan a hablar con nosotros. Que hable con la gente. El puestero ribereño quiere una solución. Quiero que se comprometan a canalizar el río”, exigió, según se reproduce en una nota publicada en El Diario.

La ribera del Atuel se ha desbordado (El Diario)

Lastiri dijo la pasada semana que no hay campos inundados. “El agua que ingresa actualmente del Río Atuel en La Pampa es de reúso, es decir deteriorada en calidad, como así también producto de las lluvias, tras las precipitaciones que cayeron en abril dentro de la cuenca media e inferior del río Atuel y que en consecuencia este leve incremento del caudal y su permanencia en el tiempo, hicieron que el agua llegara, lentamente, hasta pasar el puente ubicado sobre la ruta nacional 151, en cercanías a Algarrobo del Águila”.

Frías graficó que “desde el puente Los Vinchuqueros hasta Algarrobo está comprometido. Por ejemplo, en el puesto de Zabala de un lado quedó el molino y los corrales y del otro la casa. El puestero Amaya tiene inundado el camino de ingreso al campo. Hasta que no se inunden todos los bañados de la zona de la Puntilla el agua no va a llegar al Paso. Hay campos que el agua no llega porque se están llenando los bañados primero de la Puntilla hasta que pase para el lado del Paso, que son varios kilómetros”, aseguró.

Los puesteros también reclaman por el mal estado de un puente (El Diario)

“Desde Carmensa (Mendoza) a Santa Isabel hay 140 kilómetros, el agua tardó 15 días en llegar. Desde el Puente Los Vinchuqueros hasta Algarrobo hay 65 o 70 kilómetros, lleva 4 meses y recién cruzó ahora. Si tardó cuatro meses es porque se está desparramando en los bañados en la parte de La Puntilla e inundando los campos”, detalló. “Hoy está ingresando 1,5 metros cúbicos y nos complica la vida, imagínense si un día Mendoza nos manda los 3,2 del fallo de la Justicia”, abundó Frías.

El puestero también criticó el estado en el que se encuentra el puente ubicado en el paraje La Puntilla, sobre la ex ruta 10, que une a la 143 en inmediaciones de Santa Isabel con el cruce con la ruta provincial 23. “Hay una parte que ha cedido un poco porque llegó el agua. Si pasan camiones cargados corre peligro que la rotura que tiene se abra un poco más”, advirtió.