Hace una semana se aprobaba, a nivel nacional, el protocolo sanitario para las salas de cine en Argentina, luego de lo cual Walter Geringer, dueño de la sala de cine Milenium en Santa Rosa, solicitó a las autoridades provinciales que evaluaran la reapertura de las tres salas comerciales de la provincia.

Este martes, la Secretaría de Cultura provincial comunicó que, una vez evaluada la situación y con el objetivo de apoyar una actividad de la industria cultural, se acordó abrir las salas de cines en La Pampa a partir del 1º de febrero.

Con las medidas de prevención que estipula el protocolo aprobado, el Ministerio de Cultura nacional comunicó que cada jurisdicción deberá solicitar el permiso correspondiente a la Jefatura de Gabinete de la Nación.

El mencionado protocolo permite la presencia de grupos de hasta seis personas, en lo que se llama “burbuja de recreación”, las cuales deberán mantener una distancia de entre 1,5 y dos metros con el resto de los espectadores, para lo que se dejará una butaca libre de cada lado.

Hace una semana se aprobaron los protocolos sanitarios para la apertura de las salas (Infobae)

Además, el público deberá permanecer con tapabocas puesto y solo podrá quitárselo momentáneamente para ingerir algún alimento o bebida, cada sala deberá contar con un adecuado sistema de ventilación, será sanitizada antes y después de cada función, habrá zonas debidamente demarcadas para mantener la distancia social y se abrirán las puertas diez minutos antes de que termine la exhibición.

Geringer le dijo a Télam que aguarda “con mucha expectativa la reapertura de los cines, que constituyen uno de los espacios de recreación más seguros en tiempos de pandemia y cuyo protocolo contempla un programa de entretenimiento y cultural que hasta evita la posibilidad de eventos clandestinos”.

Se ha comprobado que el cine es en tiempos de pandemia uno de los lugares más seguros, como también lo es el teatro, porque la gente en general respeta las normas, a lo que se suma la implementación del protocolo que incluye burbujas, sanitizacion y distancia social”, manifestó el propietario de la única sala de la capital pampeana, que se suma a otros dos en General Pico más una sala Espacio Incaa.