El beneficio deriva de que, al municipalizarse el servicio, todavía no está listo el sistema recaudador para el cobro del boleto.


El próximo 1° de junio, el servicio de transporte urbano de pasajeros de Santa Rosa pasará a manos de la Municipalidad local, al haberse rescindido el contrato que tenía con la empresa Autobuses Santa Fe.

El municipio incorpora toda la planta de personal que tenía la empresa y alquilará las mismas unidades para mantener el servicio hasta que pueda incorporar, vía adquisición o leasing, nuevos vehículos.

Pero como la rescisión del contrato se firmó hace pocos días, el municipio todavía no ha podido implementar el sistema recaudador para el cobro del boleto, por lo que ha decidido que los pasajeros que usen el servicio entre el 1° y el 15 de junio no abonen el boleto.

La decisión del intendente, Luciano di Nápoli, generó que la presidenta del Concejo Deliberante de la ciudad, Paula Grotto, convoque a la segunda sesión especial del actual período, para este sábado 30 de mayo, a las 10 horas, para tratar el pedido especial que hizo el ejecutivo.

Boletos gratuitos la primera quincena de junio (Hora de Opinión)

“El tema que requiere el tratamiento urgente es el proyecto de ordenanza del Departamento Ejecutivo, en el que solicita se exima del pago del boleto del transporte colectivo de pasajeros a usuarios y usuarias del mismo, desde el día 1° al 15 de junio del 2020, inclusive”, manifestó Grotto.

La medida será tratada luego de que el bloque opositor pidiera lo mismo, aunque por un lapso de un mes. “Entendemos que a partir del 1° de junio los montos de los subsidios nacionales al boleto deben ser girados al nuevo prestador del servicio: el Ente Municipal de Transporte Urbano (EMTU). Por ello, si este cambio de prestador no puede concretarse antes de la mencionada fecha, debieran articularse los mecanismos necesarios para evitar que los montos de subsidios y boletos que se registren a partir del 1° de junio sean girados a Autobuses Santa Fe S.R.L.“, expresaron.

Una de las alternativas que podría contemplarse es evaluar la gratuidad del servicio hasta que ese cambio se produzca, con el fin de evitar que el Estado destine subsidios a una empresa cuyo contrato ha sido rescindido”, habían propuesto los ediles.




Comentarios