Tal como había anunciado a fines de abril el intendente de Santa Rosa, Luciano di Nápoli, la Municipalidad y la empresa Autobuses Santa Fe, que presta el servicio de micros urbanos en la ciudad, acordaron la rescisión del contrato de concesión.

La idea de la rescisión va unida a la decisión de estatizar el servicio, para lo que se envió un proyecto al Concejo Deliberante con el fin de ampliar el objeto social del Ente Municipal de Higiene y Seguridad Urbana (Emhsu) creando la gerencia de transporte.

De manera insólita, la firma del acuerdo de rescisión entre el intendente y el representante de la empresa, Lucas Fernández, se llevó a cabo en el Puesto Caminero de la localidad de Bernardo Larroudé, ubicada a unos 200 kilómetros al noreste de Santa Rosa y cerca del límite con la provincia de Buenos Aires, "para respetar el protocolo vigente en la provincia", según le confió a El Diario una fuente municipal.

Estatizarán el transporte urbano en Santa Rosa (Diario Textual)

La empresa seguirá con la prestación del servicio hasta el 31 de mayo, el tiempo suficiente para que el jefe comunal santarroseño envíe el proyecto de resolución al Concejo, que se descuenta que será aprobada.

A partir del 1° de junio, la Municipalidad se hará cargo del servicio utilizando los 19 colectivos y una combi que pertenecen a la empresa por el término de un año, con un alquiler simbólico que será en canje por una deuda de tasas municipales de 50 mil pesos.

En ese lapso, el municipio avanzaría en un leasing para las unidades nuevas y el acuerdo contempla la absorción de toda la planta de trabajadores locales de la empresa, compuesta por unos 80 operarios, entre choferes, mecánicos y administrativos.