En el marco de la Semana de la miel, los productores pretenden profundizar el mercado interno para un mayor consumo.


Argentina exporta el 90 por ciento de la miel que se produce y el mundo reconoce al país por la calidad del producto, que es fruto del trabajo que realizan día a día los que protagonizan el desarrollo de la actividad apícola, tanto desde el sector público como el sector privado.

Según estadísticas oficiales, La Pampa cuenta con más de 300 apicultores involucrados directamente en la actividad y tiene, además, casos emblemáticos de vecinos que recibieron importantes premios a nivel nacional por la calidad del producto.

“Elkargune” (Facebook Ziaurriz)

Uno de ellos es José Ziaurriz, de Victorica, que elabora bajo la marca comercial “Elkargune”, y hace dos años obtuvo el primer premio en la categoría “mieles claras” en el 19º concurso internacional de mieles multiflorales, organizado en el marco de la Fiesta Nacional de la Apicultura y de la 22ª edición de la Exposición Apícola del Mercosur que se realizó en la ciudad entrerriana de Maciá.

“Es un premio al esfuerzo y a la dedicación” reflexionó Ziaurriz, previo a confirmar que su miel ya llega al exigente mercado europeo, y próximamente al musulmán y árabe, merced a las certificaciones bajo los ritos Kosher y Halal.

Señala que el producto orgánico se distingue porque las colmenas se encuentran ubicadas en el interior del caldenal pampeano, con florecimientos naturales provenientes de especies autóctonas como el piquillín, caldén, chañar, algarrobo, jarillas o azahar del monte, zonas “donde no existe el sembradío de soja o girasol que necesitan distintos agroquímicos, herbicidas o fertilizantes, el nuestro es un producto netamente natural“, señala.

“Emeley” (Facebook Mellinger)

Otro apicultor, Aurelio Oscar Mellinger, elabora “Emeley” desde hace un cuarto de siglo en la zona de Macachín y hace seis años decidió, junto a su esposa María Inés, darle mayor agregado al producto instalando una fraccionadora y obteniendo inmediatamente la certificación correspondiente para comercializar su miel “libre de gluten”.

Tenemos 250 colmenas pero estamos en vías de comprar porque no nos alcanza la producción. No vivimos de esto, pero seguimos apostando a la actividad, tuvimos temporadas buenas y malas, con vaivenes climatológicos como en todas las producciones pampeanas, pero no bajamos los brazos porque es una actividad apasionante”, afirma.

Otro de los exponentes pampeanos en la actividad es Javier Claudio Sanso, que desde hace 25 años elabora, fracciona y vende su producto bajo el nombre comercial “Néctar del Monte”, una miel ciento por ciento natural y pampeana fruto de unas 3 mil colmenas, 500 orgánicas, que el apicultor pose en zonas de Catriló, Lonquimay, Miguel Riglos y Winifreda.

“Néctar del Monte” (Facebook Sanso)

Es una miel totalmente natural, sin ningún aditivo, es miel libre de contaminación porque en el monte no hay cultivo intensivo, no se utilizan fertilizantes, agroquímicos, ni pesticidas“, afirma.

Para el productor “lo orgánico marca tendencia en todo el mundo, la gente quiere productos sanos. En La Pampa somos tres o cuatro que hacemos orgánico en la miel, y entre todos estamos tratando de buscar el exportador para vender a granel”, concluyó Sanso.






Comentarios