La Justicia santafesina condenó a 14 años de prisión a un hombre por violar a su hija durante más de dos décadas. La pena fue homologada luego del acuerdo entre la defensa y la Fiscalía sobre una denuncia gravísima, ya que la víctima tuvo cinco hijos a raíz de los abusos que sufrió en Villa Ocampo y Villa Ana.

El acusado de 65 años se declaró culpable como parte de un procedimiento abreviado cuyo resultado se dio a conocer este domingo por parte de fuentes oficiales. Las autoridades detallaron que las agresiones sexuales comenzaron cuando la mujer era una adolescente menor de edad. Ella y su padre convivieron en diferentes casas de zonas rurales del departamento General Obligado, pero la Justicia recién intervino en mayo a raíz de una denuncia por amenazas de muerte.

El llamado telefónico fue la reacción del imputado cuando su hija decidió irse tras recibir asistencia de un equipo interdisciplinario. Los encargados de la pesquisa destacaron que ese fue “el primer contacto” para iniciar la investigación. Otro dato relevante es que una de sus hijas le había contado a una docente sobre los abusos que cometía el condenado.

La saga de hechos que reconstruyó el fiscal Norberto Ríos se extiende a lo largo de 21 años. El funcionario explicó que la mujer estaba privada de su libertad y que su papá “no la dejaba salir a ningún lado”. Para violarla no sólo ejercía violencia física, sino que además utilizaba armas de fuego.

Según el Ministerio Público de la Acusación (MPA), el hombre identificado por sus iniciales como J. D. L. C. R. aceptó su responsabilidad penal y la condena fue homologada por el tribunal que presidió el juez Martín Gauna Chapero junto a Norma Senn y Santiago Banegas. La sentencia castiga los delitos de abuso sexual con acceso carnal calificado por el vínculo y reiterado en concurso real con amenazas simples reiteradas, privación ilegítima de la libertad calificada y amenazas reiteradas calificadas.