Ante la ola de denuncias por estafas bancarias, la Cámara de Diputados de Santa Fe le dio media sanción a un proyecto que exige a las sucursales más medidas de protección a sus clientes.

//Mirá también: El servicio de catering no cumplió y en las redes lo denunciaron por arruinarles la graduación

La iniciativa fue promovida por el diputado Provincial del Partido Demócrata Progresista (PDP), Gabriel Real, y puntualmente se solicita al Nuevo Banco de Santa Fe, que es el agente financiero del Estado Provincial, y al resto de las entidades bancarias que operan en el territorio provincial, que “refuercen e incrementen las medidas de seguridad; para evitar las estafas bancarias de las que son víctimas los usuarios de sus servicios”.

En la misma iniciativa, se solicita suspender el cobro de las cuotas de créditos personales, de aquellos clientes que manifiesten haber sido estafados y acompañen la correspondiente certificación de denuncia realizada ante las distintas Unidades Fiscales. Esto, hasta tanto se pueda determinar fehacientemente la trazabilidad de las operaciones efectuadas y descartar la  responsabilidad de las entidades bancarias en la vulnerabilidad del sistema de seguridad.

“Deben ser las instituciones bancarias las garantes de la seguridad en el sistema, que están obligadas a llevar registros y es su deber contar con las capacidades para tratar los incidentes detectados, que permitan determinar la trazabilidad de las actividades efectuadas por el cliente y que puedan advertir situaciones sospechosas”, dijo.

//Mirá también: Sancionan ley provincial para regular la venta por catálogo

“No alcanza con campañas de concientización dirigidas al consumidor. Hoy se ha profesionalizado el delito bancario como consecuencia de la utilización de las herramientas virtuales y, en ese sentido, los bancos quedan rezagados”, reforzó el diputado.

La estafa de moda

Una de las últimas modalidades de estafa bancaria consiste en el débito inmediato (DEBIN). La misma consiste en que una persona avise a un tercero que le hará un pago a través de este método y, en lugar de enviar el dinero, se lo extraen.

“Los bancos enviaron mails a sus clientes en los últimos días, alertando por esta modalidad y recomendaron que, para evitar ser víctima del engaño, hay que asegurarse que la persona que solicita el DEBIN es con quien se acordó una transacción. En realidad, las instituciones bancarias deben prevenir con soporte técnico y herramientas; antes de ser cometido el delito. Luego el cliente ya fue estafado y en la mayoría de los casos nunca recupera nada”, finalizó el legislador del PDP.