Mientras el Ministerio Público de la Acusación (MPA) denuncia intromisiones del Senado de Santa Fe en su labor, en la Legislatura se definen otras batallas políticas. Este miércoles, el radicalismo accedió a la presidencia de la comisión bicameral de Acuerdos, una de las áreas clave en la relación con los demás poderes.

El diputado Fabián Bastía cosechó la mayoría de los votos y así desplazó en la puja a su par Leandro Busatto, presidente del bloque justicialista en la Cámara baja. De esta forma, uno de los principales partidos del Frente Progresista tendrá un representante a cargo del espacio en el que se analizan los pliegos del Ejecutivo para nombrar funcionarios, entre otros temas.

Maximiliano Pullaro era quien debía ocupar esta presidencia”, afirmó el abogado oriundo de Gobernador Crespo en relación. Al respecto, explicó que el ex ministro de Seguridad de Santa Fe decidió abocarse a “construir una alternativa política” camino a las elecciones de este año y el socialismo apoyó la alternativa a través de Pablo Farías.

De esta forma, Bastía se convirtió en el sucesor del senador peronista Joaquín Gramajo. El año pasado tuvo a su cargo el proceso acusatorio que concluyó con la destitución Gustavo Ponce Asahad, el exfiscal rosarino detenido por una causa sobre pago de coimas y juego clandestino.