Un tiroteo entre delincuentes y policías tras un robo terminó con dos malvivientes abatidos. Un tercer ladrón fue detenido horas más tarde cerca del lugar del hecho.

El episodio se registró en San Martín y Belgrano, de la localidad de Santo Tomé. Tres delincuentes ingresaron a una distribuidora de quesos, redujeron al personal y lo golpearon. Antes de poder llevarse una suculenta suma de dinero, se activó la alarma y llegó la policía.

En su intento de fuga, abrieron fuego contra los efectivos que repelieron los disparos. Uno de los ladrones murió en el lugar, mientras que otro resultó gravemente herido y fue trasladado al Hospital Cullen, donde falleció. Tenía 25 años. El tercer cómplice fue detenido momentos después.

Además, un policía recibió un disparo que se incrustó en el chaleco antibalas, según informó LT10. Todo el tiroteo se dio en el momento de cambio de turno de chicos que van a un club ubicado frente a la distribuidora.