A los datos preliminares que se conocieron en las últimas horas en torno a la autopsia del cuerpo de Agustina Imvinkelried en la localidad de Esperanza, ahora se hicieron públicos más detalles, que entre otros elementos, revelan que había tierra en los pulmones de la joven, hecho que determina que fue semienterrada con vida.

Los resultados del estudio arrojaron que la adolescente tenía marcas en las manos y los brazos que confirmarían la hipótesis de que intentó defenderse. A su vez, señala que no fue violada y que el autor del asesinato la asfixió con las manos.

Por otro lado, la fiscal del caso, Ana Laura Urquiza, ezbozó que la data de muerte de la joven oscila entre las 7 u 8 de la mañana del domingo por lo que se sospecha que el crimen se habría producido luego de la salida del boliche.

El Cuerpo Médico Forense de Santa Fe precisó que la joven tenía golpes en la cara, sobre todo en los ojos. Además, se confirmó que Agustina fue semienterrada con vida y que agonizó ya que hallaron tierra en sus pulmones. La joven estaba semidesnuda y con la ropa corrida.

El caso

Agustina Imvinkelried tenía 17 años y desapareció el domingo 13 de enero a las seis de la mañana. Fue vista por última vez a la salida de un boliche. La policía montó un operativo para dar con la joven y finalmente la encontraron sin signos vitales en un descampado ubicado sobre avenida América, a unos 400 metros del local donde había ido a bailar con sus amigas.

Según se constató en base al relato de testigos, Pablo Trionfini, de 39 años, fue la última persona que la vio con vida y de hecho estuvo hablando con ella antes de su desaparición.

Con estos datos, la policía se dirigió al domicilio del hombre que, al verse rodeado, se quitó la vida. Ahora intentan establecer su vinculación con el episodio.