El intendente de Avellaneda, Dionisio Scarpin, opinó que la muerte de Sergio Nardelli es un "duro golpe" para Vicentin en medio del concurso por el default multimillonario. Tras el pico en el conflicto político por el pedido de intervención, aseguró que la compañía debe "mantener los negocios, los puestos de trabajo y sobre todo solucionar el problema con los acreedores".

"Uno espera realmente que todo el directorio se sobreponga. Nardelli era uno de los cerebros en lo que tiene que ver con los negocios", afirmó el dirigente de la Unión Cívica Radical (UCR) sobre el impacto que provocó el deceso del ex CEO en su casa de Reconquista.

En diálogo con LT9, el funcionario que encabezó las protestas contra el anuncio de un proyecto de expropiación indicó que el "Mono" era "una persona muy importante e influyente". Así como destacó que "manejaba absolutamente todo", también comentó que "Vicentin trabajaba en equipo" y no dependía de "una sola persona".

Al margen del fallecimiento del empresario de 59 años, Scarpin enfatizó que "el Estado de alguna forma debe estar presente" para resolver la crisis que provocó la deuda multimillonaria que se destapó desde fines de 2019. No obstante, rechazó la "intervención total" y aseguró que "la comunidad en general se opuso a eso".