Una fiscal santafesina solicitó este jueves una pena de 32 años de prisión para un hombre acusado de abusar sexualmente durante cinco años de dos niñas​. Ambas víctimas son hijas de su expareja.

La fiscal Celeste Minniti, de la unidad especial de Violencia de Género, Familiar y Sexual (Gefas) remarcó que la alta condena solicitada se debe a que hubo otros factores agravantes en torno a los hechos más allá del tiempo durante el cual fueron sometidas las menores.

El imputado de 34 años identificado por sus iniciales como J. A. F. S. se presentó este jueves a la primera audiencia del debate sobre la causa. Allí se ratificó la atribución de los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado por la guarda y convivencia con una menor de edad en perjuicio de una de las víctimas.

Por otro lado se le endilgó la autoría de promoción a la corrupción de menores agravada por la guarda, la convivencia y por ser la víctima menor de 13 años. Esta última definición comprende la situación de ambas nenas.

El tribunal a cargo del fallo de primera instancia es presidido por Leandro Lazzarini, quien está acompañado por Sandra Valenti y Rodolfo Mingarini. De parte del Ministerio Público de la Acusación (MPA) Minniti se presentó junto a su colega Alejandra Del Río Ayala.

De acuerdo a la Fiscalía, los hechos registrados entre 2011 y 2016 ocurrían cuando "la madre de las víctimas se iba a trabajar y las niñas quedaban a cargo" del presunto abusador.

Minniti subrayó que las menores "tienen una diferencia de edad considerable con el acusado". Dada esta circunstancia y la "modalidad y duración en el tiempo", argumentó que el imputado atentó contra el "desarrollo normal, libre y progresivo de la sexualidad" de ambas.

Para las fiscales, la pena de 32 años de prisión "es proporcional a la culpabilidad del acusado y a los hechos, que son de los más aberrantes que se pueden cometer contra niños, niñas y adolescentes".

"A esto se suma la violencia desplegada sobre todo el grupo familiar, el aprovechamiento de quedar a cargo del cuidado de las menores y el daño ocasionado a las víctimas, quienes cargarán con el padecimiento producto del sometimiento a lo largo de su vida", concluyeron las funcionarias del MPA.

El juicio comenzó con los alegatos de apertura de las partes, tras lo cual se iniciaban las declaraciones testimoniales, hasta este viernes. El lunes está previsto presentar los alegatos de clausura y la sentencia se dará a conocer el miércoles desde las 16.