La decisión se publicó en el Boletín Oficial y resta que el Gobierno provincial autorice y reglamente los encuentros.


El Gobierno aprobó este lunes el pedido para realizar reuniones religiosas en Santa Fe en el marco de las medidas vigentes para todo el país frente a la pandemia de coronavirus. De esta manera, la Casa Gris quedó facultada para reglamentar y habilitar esas actividades en la provincia.

La decisión administrativa en Buenos Aires autoriza la concurrencia de hasta 30 personas una vez que los lugares de encuentro implementen los protocolos sanitarios correspondientes. El texto publicado en el Boletín Oficial agrega que quienes trabajen o deban viajar para prestar servicios en dichas ceremonias deberán tramitar el Certificado Único Habilitante para Circulación (CUHC).

La apertura al público de iglesias y templos estuvo a punto de concretarse ni bien concluyó la cuarentena en territorio santafesino, al punto de que figuraba entre las nuevas habilitaciones anunciadas por el gobernador Omar Perotti. Sin embargo, el mandatario dio marcha atrás y firmó un segundo decreto que se limitó a cumplir con los límites de la normativa nacional y el máximo de diez participantes.

Ahora el Ejecutivo provincial debe redactar la reglamentación correspondiente para reanudar las ceremonias religiosas con las medidas de higiene y seguridad adecuadas para evitar el contagio del nuevo coronavirus. Tal como ocurrió con otro tipo de excepciones frente a la emergencia sanitaria, el Gobierno tiene la facultad de establecer requisitos más específicos o prohibir las reuniones en ciertas zonas si la situación epidemiológica no las permite.




Comentarios