Luego de este plazo, ambas empresas de servicio deberán implementar planes de facilidades de pago para cancelación de las deudas.


La Empresa Provincial de Energía (EPE) y Aguas Santafesinas (Assa) suspendieron la interrupción del servicio por falta de pago. La medida se adoptará en principio por tres meses, aunque se contempla cubrir un periodo de 180 días.

Luego de este plazo, ambas empresas de servicio deberán implementar planes de facilidades de pago para cancelación de las deudas que pudieran originarse en el marco de esta Emergencia Sanitaria, según señala el decreto nacional al que adhirió el gobernador Omar Perotti.

Los días son corridos desde el día 24 de marzo de 2020, y no incluye la mencionada prohibición en cuanto a cortes por razones de seguridad o salubridad. La medida alcanza a todo tipo de cliente residencial, incluyendo a aquellos que reciben asignaciones sociales, quienes están con seguro de desempleo, monotributistas, jubilados y pensionados, trabajadores en relación de dependencia que perciban una remuneración bruta menor o igual a dos veces el salario mínimo, electrodependientes, empleados de casas particulares y exentos del pago del impuesto inmobiliario.

También alcanza a los beneficiarios no residenciales compuestos por MiPyMES, cooperativas de trabajo, empresas recuperadas inscriptas en el Inaes e instituciones de salud, publicas y privadas, afectadas por la emergencia. Como así también entidades de bien publico que contribuyan a la elaboración y distribución de alimentos en el marco de la emergencia alimentaria.

“El Ministerio de Infraestructura, Servicios Públicos y Hábitat podrá incorporar otros beneficiarios y beneficiarias, siempre que su capacidad de pago resulte sensiblemente afectada por la situación de emergencia sanitaria y consecuencias que de ella deriven”, informó la Provincia en un comunicado.

Más allá de que se apela a un amplio espectro, desde la EPE apelaron a la “colaboración y responsabilidad”, de modo que aquellos que tienen posibilidad de pagarlo, lo hagan para garantizar el suministro energético esencial en entidades sanitarias.

De hecho hoy la prioridad de la empresa está puesta en garantizar el suministro energético en sanatorios y hospitales, como el viejo Hospital Iturraspe de Santa Fe y la unidad modular que se está construyendo en Granadero Baigorria para atender casos de coronavirus.




Comentarios