Un chico de 17 años falleció este martes por la madrugada en el Hospital Cullen a más de dos meses de ser atacado a balazos en la zona norte santafesina. El menor había sufrido heridas graves y fue intervenido quirúrgicamente, pero nunca llegó a recibir el alta después de ser internado.

Fuentes policiales detallaron que Fabricio Laureano Franco se encontraba en terapia intensiva luego de recibir dos disparos el lunes 5 de agosto. Aunque hasta el momento las autoridades no dieron con los agresores, familiares y vecinos contaron que fue acribillado por el acompañante que iba a bordo de una motocicleta en inmediaciones de Camino Viejo a Esperanza y Pavón.

El adolescente fue trasladado en ambulancia entonces al Hospital Mira y López, pero luego decidieron derivarlo al Hospital Cullen. Las autoridades de este último efector confirmaron su deceso y los investigadores esperaban el resultado de la autopsia para continuar con la pesquisa en relación al crimen.

Según informó LT10, el estado de salud de Franco fue crítico desde el primer momento en que fue atendido por los médicos. Más allá de que lograron estabilizarlo inicialmente, había recibido dos balazos en el abdomen y en la región lumbar y su condición era grave.