Jésica Ontivero recibió un disparo de su pistola reglamentaria cuando esperaba el colectivo para ir a trabajar.


Una integrante de la policía fue baleada este martes cuando iba a trabajar a primera hora a una comisaría de una localidad vecina a Santa Fe. Si bien se encontraba fuera de peligro, denunció que los ladrones trataron de arrebatarle su pistola.

El episodio ocurrió alrededor pasadas las 5 de la mañana cerca de la esquina de Ricardo Aldao y Alberdi, donde Jésica Ontivero recibió un disparo efectuado con su arma reglamentaria tras ser abordada por los maleantes. Los sospechosos huyeron sin botín alguno y ella fue en forma particular al Hospital Cullen para pedir asistencia médica.

La uniformada trabaja en la seccional de San Carlos Centro, unos 50 kilómetros al sudoeste de la capital provincial, pero terminó en la guardia del centro de salud y luego la derivaron al área de traumatología. Allí le enyesaron el brazo izquierdo y le dieron el alta.

La joven de 23 años llegó al efector acompañada por su pareja de 20 después de salir corriendo con su mochila para pedir ayuda por la herida que había sufrido en su mano, según informó LT10. Tras el episodio explicó que lleva cuatro años de servicio y actualmente cumple tareas en el departamento Las Colonias.

Fotografía: Aire de Santa Fe.




Comentarios