La Delegación de Recursos Naturales de San Rafael se puso en contacto con una familia que rescató a un armadillo del ataque de un perro. Posteriormente el animal fue entregado al Departamento de Fauna de la Secretaría de Ambiente, desde donde lo derivaron a especialistas del CONICET para rehabilitarlo.

Actualmente, el armadillo está en cuarentena y es atendido por veterinarios, quienes lo están rehabilitando hasta que logre una completa recuperación que le permita ser liberado en su ambiente natural.

El ejemplar de armadillo (Zaedyus pichiy), conocido como “piche patagónico”, “blanquito” o “quirquincho chico”, estuvo 6 meses en manos de una familia del sur mendocino que lo rescató y cuidó.

“Pichín”, nombre que le dio la familia rescatista, está desde hace 12 días en periodo de cuarentena, a fin de revertir los hábitos y consecuencias a raíz del cautiverio.

“Luego de esta experiencia, mi mensaje para otras personas que se encuentren con algún animal de la fauna autóctona herido o en problemas, es que no sean indiferentes dejándolos tirados” expresó Analía Vivante, la rescatista.

La mujer aconsejó: “dar aviso a las autoridades responsables e intentar custodiarlos hasta poder entregarlo en mano al organismo o especialista encargado”.

Según las veterinarias a cargo de la rehabilitación; del Laboratorio de Medicina y Endocrinología de la Fauna Silvestre (IMBECU) CONICET- UNCuyo, CCT Mendoza; esta especie es la principal presa de cazadores furtivos en la provincia de Mendoza.

Por lo tanto, el armadillo está categorizado como “Casi Amenazado” a nivel nacional y global: si bien se encuentra ampliamente distribuido desde La Rioja hasta el estrecho de Magallanes, incluyendo territorios chilenos, debido a la caza indiscriminada ya registra extinciones locales en algunas zonas.

Los conocimientos sobre este animal de América del Sur son abundantes gracias a los estudios llevados a cabo por la Doctora Superina, quien hace más de 30 años investiga desde Mendoza la biología y medicina para la conservación de los ejemplares.

El piche es un mamífero solitario, principalmente activo durante el día, con una dieta variada que incluye insectos, pequeños vertebrados, material vegetal y hongos. Excava cuevas profundas y es el único armadillo del cual se ha confirmado que entra en hibernación en invierno.

Sus rasgos anatómicos son: presencia de un caparazón y costillas osificadas. Tiene un reducido metabolismo, por lo que necesita ingerir menos energía que otros mamíferos de su tamaño, y una temperatura corporal inferior.

Ahora, a Pichín se le está enseñando a comer insectos, están reduciendo su peso y recuperando los comportamientos propios que perdió a causa de la habituación que le generó el contacto prolongado con humanos y animales domésticos.

Desde el departamento de Fauna, de la Dirección de Recursos Naturales, buscan concientizar a la población recordando su rol vital: dar aviso inmediato a las autoridades ante presencia de daño o peligro de ejemplares autóctonos como así también sospecha de caza o tráfico ilegal de fauna silvestre.

Para dar aviso a las autoridades, la población puede llamar al 911 (Base Policía Rural), a través del sistema Ticket del sitio web www.ambiente.mendoza.gov.ar o puede acudir a la delegación correspondiente de la Dirección de Recursos Naturales Renovables.