Tras una extensa deliberación, los profesionales del Colegio de Arquitectos de Mendoza le pusieron punto final al concurso propuesto por el Municipio de San Rafael para seleccionar un proyecto en vistas a la refuncionalización de la vieja terminal de ómnibus.

El jurado di un veredicto después de 12 horas de deliberación y la propuesta ganadora entre 17 ideas presentadas es “La Llave” del estudio Primer Piso. El proyecto fue diseñado por Alejandro Wajchman y Mariana Delfino.

Así será la antigua terminal una vez remodelada.

“Es el que mejor se adapta a las necesidades, requerimientos y características de la zona”, coincidieron los seleccionadores de la propuesta.

De la supervisión de proyectos participó el presidente del Colegio de Arquitectos de Mendoza, Hugo Ponce quien consideró que “usar la modalidad de concurso para la obra pública es la mejor herramienta para este tipo de proyectos, ya que es abierto, participativo y democrático”.

Así será la antigua terminal una vez remodelada.

Luego de la selección del proyecto ganador “estamos cumpliendo un gran anhelo y es muy bueno haber elegido entre tantas alternativas”, dijo el subsecretario de Obras Públicas comunal, Enrique Ferraro.

En los próximos días se oficializará el contacto entre la comuna y el estudio creador de la propuesta ganadora para coordinar la ejecución del proyecto ejecutivo. “Si todo va bien queremos incluir la obra en el plan 2022″, dijo Ferraro.

La Llave: así será

El proyecto plantea un edificio de dos plantas en un terreno de 3.400 metros cuadrados. Se propone una construcción modular metálica para optimizar tiempos y costos, generando un edificio sustentable y sostenible en el tiempo.

Así será la antigua terminal una vez remodelada.

Lo que se busca es generar “un espacio integral que sea capaz de fusionar la diversidad de las actividades a desarrollar. A la vez, que permita fomentar nuevos vínculos con la comunidad, dar respuesta al turismo, preservar y conservar el uso del área como costumbre social”, indicaron.

Dentro del planteo se proponen apeaderos para colectivos, mejora en la circulación vehicular, zonas peatonales, nuevos baños, salas de espera, sectores gastronómicos, de oficinas, locales comerciales, espacios verdes, zona de lactancia, espacio para muestras de arte, punto de información turística, entre otros.

“Quedará todo integrado a la zona del kilómetro cero, con una inversión netamente municipal y que también prevé la intervención de calle Avellaneda, para vincularla con los paseos Chile y Pellegrini”, detalló Ferraro.

Así será la antigua terminal una vez remodelada.