Para mantener viva la historia, la comuna sanrafaelina comenzó con los trabajos de recuperación de la vieja usina eléctrica que encontraron durante las tareas de remodelación de lo que hoy es el paseo Rawson.

La usina fue construida en 1919 para alimentar de energía eléctrica a la bodega La Abeja de Rodolfo Iselín y la descubrieron mientras se realizaban movimientos de suelo, en el inicio de las obras del actual paseo.

La renovación de la usina generará una nueva atracción turística que a su vez pone en valor la historia de los pioneros de San Rafael.

"Es un espacio muy importante, es parte de nuestra historia, por lo que el Intendente no dudó en encomendarnos su puesta en valor", dijo el subsecretario de Obras y Servicios Públicos, Enrique Ferraro.

El funcionario comentó que "se va a construir una edificación para proteger la usina, además de generar un espacio para recorrer y visualizar cómo se trabajaba en el lugar con la energía hidráulica".

Además "se instalará cartelería explicativa sobre el funcionamiento del lugar para que todos sepan la importancia que tuvo en los albores del siglo XX", concluyó Ferraro.

Las obras del paseo Rawson ya están casi listas y solo restan algunas tareas complementarias como la instalación de más luminarias led, pintado de sendas y demarcación de calles, lo que se vio interrumpido por el inicio de la pandemia.

Además, una vez que la situación sanitaria permita habilitar el uso de espacios públicos se instalarán los bancos, cestos de residuos, bebederos, aparatos para hacer gimnasia y cargadores solares de celular que ya fueron adquiridos por la comuna.