Según el meteorólogo Pedro Mazza, el fenómeno hace que haya más heladas, menos precipitaciones y menos volumen de agua.


La Corriente del Niño que afecta a nuestro país y en particular a Mendoza trae aparejado fenómenos que ya son notables. Por un lado los extremos en las temperaturas, las máximas cada vez más altas y mínimas muy bajas por eso la ocurrencia seguida de heladas. Además está la disminución de las precipitaciones en comparación a un año medio.

Estas son algunas de las reflexiones que dejó el meteorólogo marplatense Pedro Mazza.

Estamos en la fase fría del fenómeno oceanográfico que se conoce como Corriente del Niño, que tiene dos fases, una fría, que se presenta ahora ante nosotros, y la otra es cálida. Ambas fases nos llegan indirectamente a nosotros, como prácticamente al resto del planeta”, dijo Mazza en diálogo con LV4 radio San Rafael.

El meteorólogo sostuvo que la Corriente del Niño “puede hacer que haya más heladas, menos precipitaciones y menos volumen de agua, en una zona que de por sí es árida. Yo creo que vamos a estar por debajo de lo normal, que para San Rafael sería 4 o 5 precipitaciones, con un volumen de precipitación de 30 milímetros, y este año de cara a los próximos diez días solo hay un posible episodio de precipitaciones en San Rafael. Y las temperaturas probablemente sean más altas las máximas y más bajas de lo habitual las mínimas”, indicó.

El meteorólogo manifestó también que “nosotros aquí tenemos dos inconvenientes, pocas estadísticas y pocas estaciones meteorológicas, porque nos condiciona la Cordillera y los dos océanos, lo que hace que podamos caer en errores de precisión”.




Comentarios