En agosto fue la celebración por el Día del Niño pero para el personal policial de la Comisaría 46 de Bowen, llevar alegría a los niños que viven en los parajes más alejados de General Alvear, siempre hay tiempo para agasajarlos.

Después de dos meses de recolectar donaciones de juguetes y golosinas, llegaron hasta los pequeños de Canalejas, La Mora y Corral de Lorca con un humilde pero a la vez inmenso obsequio.

"Es una iniciativa que nació del personal policial, tratar de festejar el Día del Niño con los chicos que viven en la zona rural, de campo, pero este año tuvimos que adecuarnos a las condiciones en que estamos viviendo con todo esto de la pandemia", comentó el subcomisario Williams Rubio, titular de la seccional bowense.

En años anteriores, los efectivos si bien buscaban donaciones, también ponían dinero de su bolsillo para llevar peloteros entre otros juegos y festejar con los niños su día. Inicialmente la propuesta era en Corral de Lorca pero en este 2020 decidieron ampliarla a Canalejas y La Mora.

"Son chicos que viven alejados de la ciudad y no tienen muchas posibilidades de venir por eso se hace el festejo con ellos. Sin embargo este año al ir a los otros parajes se complicó un poco por la cantidad de regalos que había que reunir, eran 70 chicos, y nos demoramos un poco más. Pero la gente, comerciantes y hasta de San Rafael no ayudaros y se juntaron los juguetes y golosinas para todos", contó el oficial Rubio.

Para concretar la entrega de los obsequios, coordinaron con las escuelas para que los niños que viven en los puestos cuando iban a retirar las cartillas escolares también pasaron por los destacamentos a buscar el regalo.

"Había que buscar la forma de coordinar ya que en esas zonas no hay internet ni señal de celulares. Además varios viven campo adentro por lo que no podíamos estar haciendo que fueran varias veces. El mismo día que iban a buscar la tarea de la escuela pasaron a retirar los regalos", explicó Rubio.

Para el subcomisario este tipo de acciones que van más allá de la responsabilidad laboral que les cabe como integrantes de la fuerza policial, este tipo de iniciativas "le permite al personal despejar su mente de la tarea diaria que muchas veces es agobiante y al mismo tiempo fortalecerse para seguir adelante porque la satisfacción al ver a esos niños felices termina siendo muy grande. Esto va más allá de la obligación de un efectivo pero es gratificante", culminó.